Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de febrero de 2020
  • Actualizado 14:39

EL ATACANTE INTENTÓ ENCUBRIR SU DELITO DICIÉNDOLES A LOS MÉDICOS QUE SU PAREJA SE ATRAGANTÓ CON COMIDA, PERO LA AUTOPSIA REVELÓ QUE MURIÓ POR UN FUERTE GOLPE EN LA CABEZA

Músico mata a su esposa y feminicidios suben a siete

Músico mata a su esposa y feminicidios suben a siete

 

Jenny Roxana Fernández Quispe, de 34 años, se convirtió en la séptima víctima de la ola de feminicidios que azota a Cochabamba en 2015. La mujer fue agredida por su esposo y se fracturó la cabeza al caer al piso en medio de la brutal golpiza.

Todo ocurrió la madrugada del lunes 9 de marzo en una vivienda situada cerca del Politécnico Militar y la avenida Petrolera.

Juan René Torrico Cerruto, de 30 años, uno de los cantantes de un grupo musical que ameniza fiestas, acudió a un evento familiar para trabajar.

Jenny también asistió a la fiesta, pero los esposos no estuvieron juntos en la reunión social. Sin encontrar a su pareja, el músico volvió después de la medianoche a su hogar y esperó la llegada de ella, que se dio dos horas después.

El hombre se violentó, le reclamó su demora y al constatar que había bebido estalló en ira y la atacó a golpes. La mujer intentó defenderse, pero no pudo. Cayó al piso y se golpeó la cabeza. Fue trasladada a la clínica del Politécnico, a donde llegó sin vida.

Torrico les dijo a los médicos que Jenny se había atragantado mientras comía, en su afán de encubrir su delito. Sin embargo, la víctima tenía hematomas en el ojo, en la frente, en los brazos, en las rodillas y la espalda.

La hija de 13 años de la pareja le contó a la Policía lo que realmente había ocurrido, pues el hombre se abstuvo de declarar. La menor acotó que en otras dos oportunidades su padre había agredido a su madre en medio de discusiones por problemas económicos y préstamos que habían tramitado. Sin embargo, la mujer no había sentado ninguna denuncia.

El agresor guardó silencio ayer cuando se le consultó sobre lo sucedido en su casa.

La Oficina Jurídica para la Mujer recordó que las verdaderas causas de un feminicidio son el machismo y la violencia de género que fomenta la sociedad. El alcohol, los celos o discusiones son simples detonantes de la violencia, pero no son las razones de los crímenes.

SIETE FEMINICIDIOS En lo que va del año, siete mujeres han sido asesinadas en Cochabamba: Candelaria Crespo Cucyo (Vinto), Zenobia Cruz Ajata (K’ara K’ara), Emiliana Maldonado Reyes (Eterazama), una mujer N.N. (Aramasí), Claudia Quiroz Romero (Santiváñez), Marysela Gómez Parra (La Maica) y Jenny Fernández.