Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:41

GRUPOS DE PODER DE REOS FUERON DESBARATADOS

Policía recobra control de Palmasola y pelea deja 7 muertos y 26 heridos

El operativo descubrió que los reclusos estaban armados, tenían plantaciones de marihuana, una fábrica de alcohol, acceso a cocaína, marihuana, celulares y plasmas. 
Policía recobra control de Palmasola y pelea deja 7 muertos y 26 heridos



La Policía ingresó ayer al penal de Palmasola, en Santa Cruz, para recuperar el control de ese recinto penitenciario y desarticular a los grupos de reclusos que se disputaban el poder allí. Así lo reveló anoche el viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, en una conferencia de prensa en la que se evaluó los logros y daños del operativo.

A las cuatro de la madrugada de ayer, 2.292 policías irrumpieron en la cárcel de Palmasola con la misión de desbaratar al grupo de poder liderado por Víctor Hugo Escóbar alias Ottis, y asumir el control del Pabellón PC-4. Sin embargo, “los mal llamados regentes de disciplina” o miembros del grupo de choque de Escóbar, que estaban armados, reaccionaron violentamente disparando contra los efectivos.

Lograron herir de bala a tres policías, antes de que sus camaradas respondieran, también con armas de fuego. En el enfrentamiento, siete reos fueron abatidos. Aunque hasta ayer sus identidades no fueron confirmadas, otros internos revelaron que todos los muertos eran “regentes” o guardaespaldas del Ottis.

Cinco fallecieron dentro del penal y los otros dos en los hospitales Francés y El Bajío. En cuanto a los heridos, el comandante general de la Policía Boliviana, Alfonso Mendoza, informó que siete son policías y 19 son privados de libertad. En total, suman 26.

De los siete efectivos, tres fueron heridos de bala y cuatro tienen policontusiones. El que tiene el diagnóstico más delicado es el comandante de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de Santa Cruz, mayor Julio Baldivieso, quien fue herido en el bajo vientre. “Los 19 reos heridos tienen múltiples contusiones”, describió Mendoza.

Tanto el Viceministro como el Comandante de la Policía reiteraron que “nunca más” se permitirá la formación de violentos grupos de poder que pretendan monopolizar el control de los internos.

Las autoridades explicaron que de los 18.000 reclusos que existen en las cárceles bolivianas, 5.716 están encerrados en los diferentes pabellones de Palmasola. El jefe policial detalló cómo están distribuidos los pabellones en la cárcel cruceña. “El pabellón de mujeres tiene 399 internas; el PC-3A alberga a 479 reos; el PC-3B cuenta con 295 reclusos; el PC-5 tiene 55 internos; el PC-7 con 175 reos y el PC-4, que alberga a 4.303 internos”.

El más peligroso era el PC-4 porque estaba regido por un grupo de reos muy peligrosos, que, en su mayoría, tenían sentencias condenatorias por feminicidios, asesinatos, violaciones y robos agravados.

ARMAS Durante el operativo, los policías encontraron en poder de los reclusos 85 armas blancas, entre machetes, cuchillos, estiletes y otras. Los internos también tenían ocho revólveres, uno de ellos calibre 38 y los otros siete calibre 22.

Además, se encontró un arma larga de salón calibre 22 y cuatro granadas de guerra. Los efectivos hallaron 764 garrafas de gas licuado en depósitos, que bien podrían estar destinadas a la cocina, pero existen antecedentes de reclusos que usaron las mismas para causar incendios y quemar a sus enemigos.

La requisa también permitió decomisar de manos de los reos 188 teléfonos celulares y dinero, 56.520 bolivianos y 720 dólares.

GRUPOS DE DISCIPLINA El comandante de la Policía aseguró que, en Palmasola, la disciplina ya no estará en manos de los privados de libertad. “Ya no habrá más grupos de disciplina creados por reclusos. Para eso estará la Seguridad Penitenciaria. Se implementarán rigurosos métodos de control en los ingresos que requerirán de la inmediata construcción de infraestructura”, prometió el Viceministro. Por su magnitud, el operativo ejecutado ayer fue el primero desde la creación de Palmasola, acotó la autoridad de Gobierno.

“De aquí en más se va a escribir una nueva historia en Palmasola. Este penal tendrá total control policial, como sucede en otras cárceles. Aquí no habrá más privilegios, se manejará todo con transparencia y este proceso de cambio ya comenzó con la renovación de todo el personal policial”, sostuvo el general Alfonso Mendoza.

El más peligroso

El pabellón PC-4, con 4.303 reclusos, era liderado por Víctor Hugo Escóbar, alias Ottis, y un grupo de violentos “regentes”.

Ottis, otro Tancara en un penal

En Palmasola, el nombre de Victor Hugo Escóbar, alias Ottis, hace temblar a hombres, mujeres y niños. Tiene una condena de 30 años por matar a dos policías. Hasta ayer, fue el regente mayor de disciplina del penal de Santa Cruz y el recluso más poderoso. Tenía a su mando a un enorme grupo de “regentes” que, ante la sociedad, se dedicaban a controlar el cumplimiento de las normas internas de convivencia, pero, en los hechos, el grupo fue denunciado por ejecutar torturas, extorsiones y negociados con drogas, alcohol, prostitución de adolescentes y mujeres, entre otros delitos. Además, desde Palmasola manejaba una red delincuencial que daba diferentes “golpes” en la ciudad. Fue comparado por los internos al gánster cochabambino El Tancara, que controló El Abra hasta 2014, corrompiendo a varias autoridades. Ayer en la mañana anunciaron que Ottis sería trasladado a un pabellón de alta seguridad de la cárcel de Tarija, pero anoche dijeron que irá al penal de Chonchocoro, en La Paz. Varios integrantes de su grupo de poder dispararon contra policías, para evitar que su líder fuera retenido, pero fueron abatidos. Otros 20 del entorno de Ottis ya fueron identificados y serán enviados a diferentes cárceles del país. Ottis tenía pugnas de poder con otro peligroso interno conocido como El Killy, que lideraba a un sector llamado “El bote”. El Killy fue trasladado ya al penal de Morros Blancos, en Tarija.

Tiradores, drogas y una fábrica de alcohol 

Policías y fiscales que participaron del operativo en el pabellón PC-4 de Palmasola develaron que “alguien filtró la información de la intervención”, y reclusos esperaban a los efectivos, parapetados como francotiradores.

Los internos también intentaron enterrar algunas armas, antes del ingreso policial. Los efectivos requisaron el numeroso pabellón y encontraron 1.240 sobres con cocaína, 23 cápsulas de cocaína, 1.390 sobres con marihuana, 8 envolturas de marihuana, 6 bolsas de marihuana y 115 plantines de marihuana, además de dos grameras para la venta de drogas, junto a 1.625 bolivianos. En total, secuestraron 620 gramos de cocaína y 7.200 gramos de marihuana.

Los fiscales se sorprendieron al encontrar una fábrica artesanal de alcohol dentro del penal. Había al menos 7 destiladoras de bebidas. También secuestraron antenas parabólicas y decenas de televisores plasma. “Realmente los presos tenían muchos privilegios”, dijo el fiscal Lorgio Viveros.

Trasladarán a otros 20 reos, dos de ellos a El Abra 

Hace unos días, luego de la refriega que sacó a luz la pugna de poder que había entre los grupos de poder de los líderes Ottis y Killy, 10 reclusos de ambos bandos fueron trasladados a diferentes penales. Tres arribaron a la Llajta, al penal de El Abra.

El comandante de la Policía, Alfonso Mendoza, anunció ayer que otros 20 se irán de Palmasola. Otros dos vendrán al penal cochabambino: Víctor Alcoba Ávalos y Marco Alejandro Carrillo Gil.

Los otros 18 serán distribuidos a las cárceles de San Pedro y Chonchocoro en La Paz, a Cantumarca en Potosí y a Morros Blancos, en Tarija. Ellos serán aislados y tendrán que someterse a las reglas que imperan en cada penal.