Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 01:57

EN LA PAZ

Vendedores ambulantes se movilizan para conseguir bono o víveres; bloqueos afectaron su labor

PETER LUNA
PETER LUNA
Vendedores ambulantes se movilizan para conseguir bono o víveres; bloqueos afectaron su labor

Un grupo de personas pertenecientes a la Asociación de Vendedores de Caramelos Jóvenes y Niños Trabajadores de la Calle (AVCJNTC) realizó una protesta en puertas de la Alcaldía de La Paz en demanda de un bono o víveres para afrontar la situación generada por la pandemia, pero también por los bloqueos en la sede de Gobierno.

 Las esquinas o lugares donde existen semáforos son sus áreas de trabajo, donde comercializan caramelos, gelatina o lavan los parabrisas de los vehículos. Richard Ramos, dirigente de la Asociación, informó que su organización tiene cerca a mil afiliados y que un porcentaje es gente que se rehabilitó de las drogas y el alcoholismo, y ahora trabaja en las calles para ganar algunas monedas.

“Somos una Asociación independiente de gente que ha vivido en la calle o que ha dormido en la calle. Tengo población que incluso duerme bajo los puentes y con lo que están subiendo los víveres es un perjuicio grande para nosotros”, señaló Ramos

El capital económico que tiene cada afiliado “no sobrepasa los 50 bolivianos”, cuenta apenado; sin embargo, continúan en las calles para multiplicar esos recursos aunque el panorama se ve difícil por la pandemia y por los bloqueos que evitan la circulación de vehículos públicos y particulares que son principal fuente de ingresos al comercializar su mercadería entre conductores y pasajeros.

Bono o canasta solidaria

El incremento en el precio de la canasta familiar los obligó a reunirse y buscar ayuda; en ese sentido,  se trasladaron este lunes hasta las puertas del palacio consistorial para pedir al alcalde Luis Revilla que pueda colaborar a la organización con algún tipo de ayuda.

“Que nos ayude con víveres. Con los bloqueos de la COB ya no tenemos ni que comer y somos más de 900 afiliados y en este momento estamos puro representantes de grupo que están viniendo a reclamar lo que necesitamos”, puntualizó Ramos.

El dirigente lamentó que su sector "sea discriminado" por la sociedad pese a que se rehabilitaron para continuar luchando. Asimismo, Ramos dijo que no tienen sueldo fijo, menos seguro de salud, pero si las ganas de salir adelante.