Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:08

Velan con honores militares a José Pradel, excombatiente de la Guerra del Chaco fallecido a los 108 años

Su familia confirmó que sus restos serán sepultados el lunes en el Cementerio General. Era uno de los últimos tres excombatientes vivos de la Guerra del Chaco del país.
 
Velorio de José Pradel, excombatiente de la Guerra del Chaco, en Sucre. VÍA CORREO DEL SUR
Velorio de José Pradel, excombatiente de la Guerra del Chaco, en Sucre. VÍA CORREO DEL SUR
Velan con honores militares a José Pradel, excombatiente de la Guerra del Chaco fallecido a los 108 años

El Regimiento de Infantería 2 “Mariscal Antonio José de Sucre” (RI2-Sucre) montó guardia en el velatorio de José Pradel Loayza, excombatiente de la Guerra del Chaco que falleció este sábado a sus 108 años en la capital.

“Están formando una guardia aquí en la casa un grupo de militares de El Tejar. Han venido a rendir su homenaje a mi papá”, contó su hija, Tesoro Pradel, citada por Correo del Sur.

Además, confirmó que la misa de cuerpo presente se celebrará el lunes, desde las 10:00, en la Iglesia Santo Domingo. “De ahí lo vamos a llevar al Cementerio. Va a ser enterrado en el bloque 6 de los beneméritos”, precisó.

Tesoro Pradel recordó que su padre era uno de los últimos tres excombatientes vivos de la Guerra del Chaco del país.

Su historia no solo se enmarca en la guerra, su vida multifacética lo llevó a ser una persona muy querida en Sucre, donde echó raíces y vio crecer a sus hijos.

José Pradel Loaiza, uno de los últimos excombatientes de la Guerra del Chaco, era llamado el penúltimo benemérito de la Guerra y murió mientras dormía, bajo el cuidado sus hijos y nietos, según confirmaron los propios familiares a El Deber.

Pradel nació en julio de 1914 en Potosí, pero se estableció en Chuquisaca. Era considerado una de las personas más longevas de Bolivia y uno de sus reconocimientos más recientes fue su inclusión al Museo de los Benémeritos, según el testimonio de su hija, Mery Pradel.

El benemérito pasó su infancia y su adolescencia en su natal Potosí, donde fue reclutado en uno de los últimos años de la Guerra del Chaco, siendo todavía un joven de cerca de 20 años de edad.