Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

Trump enviará una delegación de bajo perfil a la toma de posesión de Arce

En las elecciones del 18 de octubre, Arce, que había sido ministro de Morales, venció en primera vuelta con un 55%, una victoria que Washington reconoció.

Presidente de Estados Unidos, Donal Trump. EFE
Presidente de Estados Unidos, Donal Trump. EFE
Trump enviará una delegación de bajo perfil a la toma de posesión de Arce

El Gobierno de Donald Trump enviará una delegación de muy bajo perfil a la toma de posesión del presidente electo de Bolivia, el socialista Luis Arce, que tendrá lugar este domingo en La Paz.

La delegación estará formada por la encargada de negocios de la embajada de EEUU en La Paz, Charisse Phillips; por el nuevo encargado de Latinoamérica y el Caribe en la Casa Blanca, Joshua Hodges; y por el subsecretario de estado adjunto para Latinoamérica, Kevin O'Reilly.

Estados Unidos fue uno de los países que aplaudió hace un año la renuncia forzada por los militares del expresidente boliviano Evo Morales, líder del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Arce, y su sustitución por un gobierno derechista encabezado por Jeanine Añez.

En las nuevas elecciones presidenciales celebradas el pasado 18 de octubre, Arce, que había sido ministro de Morales, venció en primera vuelta con un 55% de los sufragios, una victoria que Washington reconoció.

"Felicitamos al presidente electo de Bolivia, Luis Arce, y al vicepresidente electo, David Choquehuanca, y felicitamos al pueblo boliviano por su voto pacífico. Esperamos trabajar con el Gobierno recién elegido para promover la prosperidad económica, los derechos humanos y la libertad de prensa", dijo en Twitter el encargado de Latinoamérica en el Departamento de Estado, Michael Kozak.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, ya prometió antes de los comicios que su Gobierno trabajaría con el líder que los bolivianos eligiesen de manera "libre y justa".

Morales y EEUU mantuvieron una relación tensa. Rompieron relaciones diplomáticas en 2008, cuando el entonces presidente expulsó a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) y al entonces embajador estadounidense Philip Goldberg tras acusarlo de supuesta conspiración, algo que Washington negó y reaccionó expulsando al embajador boliviano Gustavo Guzmán.

Tras ese incidente ambos países mantuvieron relaciones únicamente a nivel de encargados de negocios hasta que, el año pasado, Áñez designó a Walter Óscar Serrate como embajador de Bolivia en EEUU.