Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de enero de 2021
  • Actualizado 22:02

Trabajadores de helados Panda otra vez amenazados por el desempleo, ahora el causante es el coronavirus

La producción de helados y lácteos fue paralizada desde el inicio de la cuarentena por el coronavirus. La empresa hace menos de un año protagonizó una huelga de brazos caídos por el abandono de su gerente, actualmente los trabajadores sostienen la industria.

 

Los trabajadores en una jornada normal en la planta de Panda. Peter Luna
Los trabajadores en una jornada normal en la planta de Panda. Peter Luna
Trabajadores de helados Panda otra vez amenazados por el desempleo, ahora el causante es el coronavirus

La cuarentena nacional decretada por el Gobierno central a causa del coronavirus mantiene en vilo a miles de empresas grandes y pequeñas, entre ellas se encuentra INAL Panda de la ciudad de El Alto que genera cerca de 100 fuentes laborales, sin embargo, por la medida sanitaria esos trabajos se ven bajo la sombra del desempleo porque dejaron de producir hace casi un mes.

La planta paralizada por la cuarentena para frenar el coronavirus.

La planta paralizada por la cuarentena para frenar el coronavirus. Peter Luna

La producción de helados, jugos y lácteos fue paralizada a raíz de que los obreros, pese a la oposición de muchos, acataron la cuarentena para precautelar su integridad y la de sus familias; sin embargo, las facturas por los servicios de agua, energía eléctrica y GLP llegaron de forma habitual.

En los frigoríficos de la empresa existe gran cantidad de producto que no pudo ser entregado a tiendas de barrio, supermercados y hasta a personas que se dedican a venderlos en carritos ambulantes. Varios camiones distribuidores se encuentran inmovilizados en los patios de la industria porque no pueden salir a realizar su trabajo ante la existencia de restricciones a la circulación.

Samuel Huanca es secretario ejecutivo del Sindicato de Trabajadores de INAL Panda y cuenta que hace menos de un año los obreros se hicieron cargo de la empresa a raíz de que, el entonces gerente, abandonó la industria dejando deudas no solo por el pago de salarios, sino a entidades bancarias que embargaron parte de la maquinaria destinada a la producción.

“Como recién los trabajadores nos hicimos cargo de la empresa, para nosotros es un fracaso total porque hay que pagar salarios de 83 trabajadores que se han quedado y no recibimos ayuda de ningún lado, si no trabajamos de donde vamos a pagar a los compañeros”.

Los productos en el área de almacenes.

Los productos en el área de almacenes. Peter Luna

Propuesta 

El dirigente solicitó al Gobierno central que pueda ayudar a la industria incorporando productos lácteos en el bono de la canasta familiar lanzado hace pocos días. También pidió que el Viceministerio de Seguridad Ciudadana de vía libre a los permisos de circulación para sus camiones distribuidores, en caso de que puedan atender sus demandas un 30% de los trabajadores volverá a reactivar la empresa mientras el otro porcentaje continuará en sus hogares acatando la restricción.

Panda challenge

En julio de la gestión pasada, las redes sociales se llenaron con frases de apoyo a la industria que atravesaba por una huelga de brazos caídos por incumplimiento al pago de salarios, esa situación daba a entender que la fábrica estaba a punto de cerrar operaciones. La gente se solidarizó con Helados Panda consumiendo sus productos, esta acción impulsó a los trabajadores a tomar la decisión de conducir la industria. En ese sentido, iniciaron un proceso ante el Ministerio de Trabajo y, posteriormente, ante un juzgado laboral donde actualmente se ventila el proceso, que en caso de ser favorable a los trabajadores se consolidaría una empresa social administrada por los obreros.

Fruto del gran apoyo en las RRSS, la popularidad de la empresa creció a nivel nacional, el éxito fue tal que su producción llegó a otros departamentos como Tarija, Potosí, Chuquisaca y Oruro, con las ganancias por las ventas de alguna manera paliaron, en parte, la difícil situación económica, sin embargo, la bonanza se vio afectada por las restricciones por el coronavirus.

“estábamos trabajando normalmente, pero la cuarentena como es un decreto del Gobierno estamos acatando por cuidar nuestra salud”, puntualizó Huanca.

Williams Montero es jefe de producción, recuerda que ingresó a trabajar a la fábrica en 1988 cuando se elaboraban los primeros helados. “Empezamos con helados, luego hicimos yogurt, bolos, gelatina, tuvimos la oportunidad de hacer el famoso jugo Tampico. También trabajamos con proyectos importantes como el desayuno escolar y el FISLAC”, recordó Montero quien lamentó que por la mala administración esa empresa llegó a tocar fondo, sin embargo, quienes tienen puesta la camiseta de Helados Panda continuarán esforzándose y hasta están dispuestos a poner recursos para sacar adelante a su querida fábrica que tiene 33 años de vida.