Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

El “Tata” Marcial volvió a ser asistido por médicos en el día 25 de la marcha indígena

Para este lunes, se tiene conocimiento que se une a la marcha indígena Amparo Carvajal de la Asamblea de Derechos Humanos de Bolivia.

Foto de archivo del líder indígena Marcial Fabricano.   (Docmar Fabricano)
Foto de archivo del líder indígena Marcial Fabricano. (Docmar Fabricano)
El “Tata” Marcial volvió a ser asistido por médicos en el día 25 de la marcha indígena

La salud del Tata Marcial Fabricano, uno de los líderes de la Gran Marcha Indígena, nuevamente se ha debilitado por la caminata y se encuentra descansando, rehidratándose y con los cuidados médicos que el Gobierno ha dispuesto a la columna.

Fabricano, junto a otros 15 ancianos de las comunidades que marcharon hace 31 años por Tierra y Territorio, es el pilar fundamental de esta expresión de reivindicación de los pueblos indígenas que a lo largo de estos 25 días crearon y constituyeron el “Parlamento de Naciones Indígenas de la Amazonía, Oriente y Chaco de Bolivia que lleva ya tres sesiones realizadas.

La última fue en San Ramón donde el tema de la tierra y territorio, tuvo especial discusión y análisis, aunque no se ha emitido una resolución porque las comisiones y secretarías están en construcción.

Por segunda vez Fabricano es afectado por la sacrificada medida que se inició el 24 de agosto desde la ciudad de Trinidad- Beni rumbo a Santa Cruz. El país está atento a su salud y cuidados médicos, según reporte de la periodista Mercedes Fernández de la red Erbol.

Para este lunes, se tiene conocimiento que se une a la marcha indígena Amparo Carvajal de la Asamblea de Derechos Humanos de Bolivia.

Este sábado al cumplirse el día 25, los indígenas marcharon unos 21 kilómetros, más de 6 horas y conforme se ilumina el día, el sol sale aumentando el sacrificio de la caminata  por las altas temperaturas.

Ya están en la comunidad La Asunta donde dormirán esta noche y nuevamente, la Iglesia les recibe en uno de sus centros pastorales.