Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 12:59

Suman críticas a cambios del MAS por los 2/3; Human Rights dice que es un 'mal precedente'

El Parlamento de Bolivia apura su gestión en medio de una polémica con el Movimiento Al Socialismo.
Director de Human Rights Watch para América Latina, José Manuel Vivanco. Tomada de El Universal
Director de Human Rights Watch para América Latina, José Manuel Vivanco. Tomada de El Universal
Suman críticas a cambios del MAS por los 2/3; Human Rights dice que es un 'mal precedente'

"Un día antes de perder la mayoría de dos tercios en el Senado de Bolivia, el MAS redujo el umbral de dos tercios de los votos para decidir importantes materias. El MAS cambió las reglas del juego para hacerlas a su medida. Mal precedente", escribió el director para las Américas de HRM, José Miguel Vivanco, en su cuenta de Twitter.

El director para las Américas de Human Rights Watch (HRM), José Miguel Vivanco, calificó este miércoles como un "mal precedente" que los legisladores del MAS hayan modificado los reglamentos del Legislativo para que los dos tercios ya no sean requisito para tomar una serie de decisiones, pues cambian las reglas del juego para "hacerlas a su medida".

Vivanco se suma a las múltiples críticas de agrupaciones políticas y ciudadanas por la decisión de la bancada del MAS de cambiar la normativa para la aprobación de leyes en la Asamblea Legislativa Plurinarinacional. La noche del martes, la modificación a los 2/3 que fue reemplazado por mayoría absoluta en la Cámara de Senadores.

En tanto que, hoy la Cámara de Diputados también hizo lo mismo.

Human Rights Watch califica como un “mal precedente” que el MAS haya “cambiado las reglas del juego” en la ALP.

La reacción surge luego de que entre ayer, martes, y hoy, miércoles, las cámaras de Senadores y Diputados modificaron algunos de sus artículos para que ya no sea necesario los dos tercios en la toma de algunas decisiones, como el ascenso de policías y militares y la designación de embajadores.

Estos ajustes generaron el rechazo de los políticos de oposición, activistas y otras organizaciones, cuyos representantes no dudaron en calificar la medida como autoritaria.

La oposición al MAS rechazó esa determinación, puesto que la considera de carácter autoritario, justo antes de que el partido azul pierda los dos tercios en ambas cámaras.

El MAS, en su defensa, alega que no se tocaron los aspectos que, por Constitución, corresponden aprobar por dos tercios, como la elección de Defensor del Pueblo, vocales electorales, Contralor y otros.

CIERRE CON POLÉMICA

El Parlamento boliviano está próximo a concluir su actual gestión con una polémica sobre un cambio de reglamento del que se acusa de favorecer al Movimiento al Socialismo (MAS), que tiene mayoría.

La Cámara de Diputados lleva en su orden del día para este miércoles ese cambio, en su última sesión antes de que tomen posesión los nuevos diputados salidos de las elecciones del pasado 18 de octubre, ganadas por el MAS.

La Asamblea Legislativa o Parlamento, que reúne a las Cámaras de Diputados y de Senadores, tiene convocada para este jueves su sesión de clausura, mientras que la toma de posesión de los nuevos asambleístas está prevista para el próximo 8 de noviembre.

El MAS mantiene tras las elecciones su mayoría en el Parlamento, pero esta vez sin llegar a los dos tercios que ha tenido en la gestión a punto de cerrarse.

El cambio de reglamento busca que ya no sean necesarios los dos tercios para aprobar algunas cuestiones, sino solo una mayoría simple.

La Cámara de Senadores ha explicado que la modificación afecta a cuestiones como las comisiones parlamentarias, el orden del día de las sesiones, el voto de urgencia, ascensos de determinados funcionarios públicos y el pronunciamiento sobre el nombramiento de embajadores.

Aunque mantiene los dos tercios para otras que así lo establece la Constitución, como la designación del fiscal general, el defensor del Pueblo, el contralor o miembros del Tribunal Supremo Electoral del país, según un comunicado del Senado boliviano.

CRÍTICAS DE OTRAS FUERZAS POLÍTICAS

La modificación es vista en cambio por el Gobierno interino y otras fuerzas políticas como una maniobra del MAS para mantener su control parlamentario para el próximo periodo hasta 2025.

"La democracia responde a la pregunta 'quién manda'. La respuesta es 'manda la mayoría'. La Libertad responde a la pregunta 'hasta dónde manda esa mayoría'. La respuesta es 'hasta donde marca la ley'. Por eso cambiar leyes para mandar más, va contra la libertad", escribió en Twitter la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, reflejó EFE.

El expresidente boliviano Carlos Mesa denunció en la misma red social que "en una maniobra inaceptable e ilegítima, el MAS cambia el reglamento de Senadores y Diputados eliminando el requisito de dos tercios para aprobación de decisiones fundamentales (...)". 

"Continúa el autoritarismo, el abuso y el sometimiento de la Asamblea Legislativa", criticó Carlos Mesa, que se perfila como jefe de la oposición al frente de Comunidad Ciudadana tras quedar segundo en las elecciones.

Luis Fernando Camacho, tercero en los comicios y cuya formación Creemos tendrá representación parlamentaria, lamentó que "la eliminación de los 2/3 del Senado afecta de manera muy grave al funcionamiento de la democracia y a la representación de las minorías. Vamos a poner en marcha los mecanismos jurídicos necesarios para resistir ese atropello. El MAS nunca dejará atrás su impulso dictatorial".

El exmandatario boliviano Jorge "Tuto" Quiroga también en Twitter publicó que "cuando nuevos parlamentarios ya tienen credenciales, congresistas salientes del MAS usurpan funciones y les cambian el reglamento para evitar 2/3. En el pasado paramos esos abusos con huelga de hambre (...), nuevos parlamentarios deben luchar para reponer 2/3".

Quiroga pidió al vicepresidente electo del país, David Choquehuanca, al que desde ese puesto corresponderá presidir la Asamblea Legislativa, que muestre su "vocación democrática" y anule "este atroz abuso". 

El MAS ganó los comicios con el 55,1 por ciento de los votos, seguido por Comunidad Ciudadana con el 28,8 y Creemos con el 14.