Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:07

SECTORES SOCIALES PRESIONAN AL PRESIDENTE LUIS ARCE

Suman 6 pedidos de cambio; ven disputa por el control de espacios

Dos viceministras entran en la lista de observados por afines al MAS donde están 4 miembros del Gabinete. Analistas creen que se quiere más poder y dar trabajo a militantes.
Los ministros Eduardo del Castillo, Iván Lima, Édgar Montaño y Felima Mendoza; y las viceministras Cielo Veizaga y Gabriela Alcón.     ARCHIVO
Los ministros Eduardo del Castillo, Iván Lima, Édgar Montaño y Felima Mendoza; y las viceministras Cielo Veizaga y Gabriela Alcón. ARCHIVO
Suman 6 pedidos de cambio; ven disputa por el control de espacios

En seis meses de gestión, el presidente Luis Arce recibió seis pedidos de cambio de autoridades de su Gobierno. Los sectores sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) argumentaron la falta de eficacia en el cumplimiento de sus funciones y algunas irregularidades.

Esta semana las viceministras de Comunicación, Gabriela Alcón; y de Deportes, Cielo Veizaga, se sumaron a la lista en la que se encuentran observados los ministros de Gobierno, Eduardo del Castillo; de Justicia, Iván Lima; de Obras Públicas, Édgar Montaño; y de Planificación, Felima Mendoza.

Analistas coinciden en que esto es parte del proceso que se gesta en los gobiernos democráticos, en busca, principalmente, del control de más espacios de poder. En este caso, aseguran, también se debe a la necesidad de “acomodar” a los militantes que buscan una fuente de empleo tras la derrota en las gobernaciones y la llegada de nuevas autoridades departamentales y municipales.

Entre los nombres que surgieron para reemplazarlos están el del exministro de Gobierno, Carlos Romero, de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, los excandidatos Pedro García, Franklin Flores, Mario Cronenbold, entre otros. 

LOS INTERESES Para el analista político Marcelo Silva, los sectores sociales buscan el control de los espacios que marcan un interés político, pese a que los cambios son una decisión privativa de Arce.

“Hay un interés, una necesidad de tomar y ganar mayores espacios de poder y con el resultado de las elecciones, donde el MAS reduce de 6 a 3 en las gobernaciones y solo está en 2 de las 10 alcaldías más importantes, es muy natural que estén preocupados y buscan espacios de trabajo”, manifestó. 

Según explicó, es muy temprano para establecer que hay una ruptura al interior del MAS por las visiones diferentes que presentan, más aún si se toma en cuenta que en todos los partidos políticos existen divergencias. 

Por su parte, el analista e investigador Fernando Salazar ve una suerte de “disputa de espacios de poder” dentro de las diferentes facciones del partido de Gobierno.

“Las organizaciones tienen un rival interno y su deseo es lograr un cargo y tener una mayor presencia. Es una cuestión de voces internas con argumentos de falta de gestión sin tomar en cuenta que todavía son pocos meses para señalar aquello”, indicó.

Lo cierto para Salazar es que la corrupción en el caso del exministro Characayo caló hondo en el MAS. 

“No hay forma de explicar esto. El soborno hizo tambalear al Gobierno y demostró que hay una total carencia de una política estatal en el tema de las tierras que es fuerte como el narcotráfico y el contrabando, se le escapó de las manos”, agregó.

El analista cree que las observaciones a las dos viceministras (Deportes y Comunicación) no son justificadas, pero ve que la demanda de cambio en los ministerios es porque estas carteras son apetecidas para “acomodar” a los militantes.

Por otro lado, reconoce que fue un golpe duro perder en las elecciones subnacionales en espacios estratégicos, pero ahora debe generar, de cualquier manera, espacios y una forma de retribuir con trabajo a la militancia que el MAS tiene en las diferentes regiones del país. 

“Por ahora, la situación es deficitaria y no va a partir solo de observaciones sino de la necesidad de copamientos que se darán en el tiempo”, justificó.

SEIS CAMBIOS Desde entonces, el Presidente enfrenta la presión de las organizaciones afines al MAS.

1. Del Castillo está en la mira porque desde la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia consideran que no cumplió con perseguir a los “golpistas”. Si bien la expresidenta Jeanine Áñez está encarcelada al igual que dos exministros, existen otros que están prófugos y en la clandestinidad por lo que responsabilizan a la autoridad.

2. El segundo en ser observado fue Montaño, en principio, por mantener a personal de la anterior gestión (“pititas”) en su ministerio y luego por irregularidades en el Tren Metropolitano y por los vuelos y aterrizajes clandestinos en la pista del aeropuerto de Chimoré, en el trópico de Cochabamba.

El diputado del MAS Rolando Cuéllar reclamó porque no actuó ante el cobro de 3% de sus funcionarios y 34 vuelos del trópico. También acusó en este caso a Del Castillo.  

3. Sobre la ministra Mendoza pesan denuncias de “excesos y gestión deficiente” por falta de conocimiento de los procesos administrativos y trabajo en la ejecución de la inversión pública.

4. Le sigue el ministro Lima a quien atribuyen la falta de justicia por las muertes de Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto), durante los conflictos de 2019 tras la renuncia del expresidente Evo Morales, en medio de denuncias de fraude.

Este caso le salpica a Del Castillo. La Confederación Sindical de Mujeres de Comunidades Interculturales de Bolivia resolvió pedir la destitución de ambos, además de ocupar tres ministerios y dos viceministerios como ente matriz y fundador del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP).

Angélica Ponce, ejecutiva de ese sector, citada por Página Siete, sostuvo que Lima debe ser retirado del gabinete de Arce porque “negó ser masista” y acusó a los dirigentes de San Julián de recibir coimas para la titulación de tierras tras la detención del exministro Characayo recibiendo $us 20.000. 

Lima también es cuestionado por designar a la exjueza Marcela Siles, como Directora Nacional del Servicio Plurinacional de Defensa Pública, pese a que tiene una acusación formal por el delito de enriquecimiento ilícito, mismo que está en la etapa de juicio oral en un tribunal de Sucre, reportó ANF.

5. Esta semana, mediante un pronunciamiento, trabajadores y extrabajadores públicos del viceministerio de Deportes exigieron la renuncia de la titular por una “deficiente” gestión y maltrato. Denunciaron corrupción y abuso de poder de la autoridad, bajo la influencia de su hermana y una secretaria. 

6. Contra la viceministra Alcón, la primera en lanzar críticas fue la exdiputada Susana Rivera respecto a la falta de información sobre el proceso de vacunación que se lleva adelante en el país. 

“Problema con vacunas en Bolivia no es la inexistencia, es la comunicación! Veo que Presidente Lucho se esmera en conseguir personalmente las dosis mientras viceministra de comunicación se saca fotos. La gente quiere vacunarse, pero no sabe cómo ni dónde. Échenle ganas por favor”, escribió en Twitter.

Casi de inmediato, la CSUTCB pidió a Arce la designación del excandidato y expresentador de televisión Pedro García en esta cartera de Estado.

Entre tanto, dirigentes de la Central Obrera Departamental (COB) de La Paz, y de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia cuestionaron “contratos millonarios y gastos insulsos” de publicidad, en medio de la crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus COVID-19. El gobierno de Arce incrementó el presupuesto de este viceministerio de Bs 59.5 millones a 110.2 millones.

LA SITUACIÓN Hasta ahora, el Gobierno ha enfrentado cambios. El primero fue el ministro de Salud, Édgar Auza, que renunció por problemas de salud. Le siguieron los viceministros de Planificación y Coordinación, Diego Pacheco, y de Inversión Pública y Financiamiento Externo, Harley Rodríguez.

Luego, en medio de escándalos fueron cesados los ministros de Desarrollo Rural y Tierras, Wilson Cáceres y Edwin Characayo, el primero por nepotismo y el segundo por cobrar un anticipo de soborno de $us 20.000.

También fue alejado el viceministro de Seguridad Ciudadana, Gonzalo Lazcano por “falta de tino” al publicar en las redes sociales una publicidad con el mensaje “Si te muestras todita, peligras solita”, considerada machista. 

EL MAS En el partido de Gobierno minimizan estos pedidos de cambios y confían en las decisiones que toma el jefe de Estado. 

El exministro de Minería, César Navarro, pidió a las organizaciones a tomar conciencia de que el MAS se encuentra frente a un nuevo escenario histórico para el país y para el futuro del partido y no pensar únicamente en ocupar cargos en la administración del Estado. Cree que se debe respaldar la gestión política de Arce y enfrentar juntos la crisis actual.

En una entrevista, el exministro Romero alertó del pedido de avales al interior del Gobierno que derivan en corrupción. Agregó que hay resoluciones corporativas para personas que incluso no son militantes del MAS.

La exautoridad salió al frente tras las reflexiones del expresidente Morales de promover una “purga” de dirigentes y cuestionó las presiones que se ejercen sobre Arce.