Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 13:23

ENTRE LO CONSTITUCIONAL Y LA AUTOPROCLAMACIÓN

Sucesión: 4 “verdades” sobre la salida de Evo y el ciclo de Áñez

Los protagonistas de la reunión, que buscaba sacar al país de la crisis política y la violencia, cuentan detalles de lo sucedido entre el 11 de 12 de noviembre de 2019.
El expresidente Evo Morales junto al exvicepresidente Álvaro García Linera al dejar el país.     ARCHIVO
El expresidente Evo Morales junto al exvicepresidente Álvaro García Linera al dejar el país. ARCHIVO
Sucesión: 4 “verdades” sobre la salida de Evo y el ciclo de Áñez

La historia de Bolivia en 2019, tras la renuncia del expresidente Evo Morales y la asunción de Jeanine Áñez al poder, se refleja desde cuatro diferentes versiones.

El diálogo instalado en la Universidad Católica Boliviana (UCB) de La Paz, entre el 11 y 12 de noviembre, tenía como fin sacar al país de la crisis política y la violencia que derivó de las Elecciones Generales en las que se encontraron indicios de fraude.

El expresidente Jorge Tuto Quiroga; la exministra y exdirectora de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), Teresa Morales; la entonces diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Susana Rivero; y la iglesia Católica cuentan su “verdad”. Esta última fue la facilitadora del diálogo junto a la Unión Europea y la Embajada de España, representados por el obispo Eugenio Scarpellini, León de la Torre y Carmelo Angulo.

De la reunión también participaron la expresidenta del Senado, Adriana Salvatierra, el expresidente Carlos Mesa, el empresario Samuel Doria Medina, el exministro Óscar Ortiz, el exdefensor del Pueblo y representante del Conade, Rolando Villena (+). Se sumaron Ricardo Paz, Roberto Moscoso, Luis Vásquez Villamor, Giovanna Jordán, Juan Carlos Núñez y Jerjes Justiniano. 

Tras la revisión de sus declaraciones sobre la búsqueda de una salida, los protagonistas se refieren a presiones, consensos, amenazas, súplicas y más.

Al final, el 13 de noviembre, asume la presidencia de Bolivia, la senadora Jeanine Áñez. Se habla de un gobierno transitorio y una sucesión constitucional, pero también de una autoproclamación y de un golpe de Estado.

SALIDA DE EVO El 11 de noviembre, tras la renuncia de Morales, se busca garantizar su salida del país. 

Quiroga cuenta que el expresidente exigía, desde el Chapare, reuniones para que se autorice su fuga, se llene el vacío de poder y se proceda a la sucesión constitucional.

Reveló que Salvatierra “pedía desesperada” la salida de Evo por lo que hizo gestiones con la Fuerza Aérea con dos objetivos: pacificar el país y garantizar que el exmandatario deje el cargo y garantice la sucesión viabilizando la transición sin necesidad de leer su carta de renuncia.

Entre tanto, Teresa Morales reconoce que la salida de Evo era uno de los temas a discutir, pero que hubo condicionamientos antes de empezar la negociación de la pacificación.

Recordó ese momento en el que Quiroga hizo las gestiones para que el avión pueda despegar, pero Salvatierra pidió esperar a que además aterrice antes de empezar la reunión, pero luego se retiró del lugar con el compromiso de volver.

La iglesia Católica, a través de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), informó que se atendió este punto a petición de Salvatierra, pero el 11 de noviembre no se pudo tratar ningún otro tema salvo “la salida segura del país del expresidente Evo Morales hacia México, para lo que solicitó (Salvatierra) que se comunicase esta petición a las autoridades militares”.

Quiroga fue el encargado de hacerlo “no como autoridad que da una orden, sino como ciudadano que comunicaba la petición del MAS a las autoridades para facilitar así la salida en paz”.