Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 15:20

VEN UN RECONOCIMIENTO DE CHILE AL DAÑO DEL ENTORNO NATURAL

Silala: 4 alegatos de Bolivia apuntan a desmantelar canales y esperan acuerdo

Para el país, con la “vasta red de drenaje”, los vecinos desviaron más agua subterránea hacia la superficie para tener un flujo mejorado del agua y no por razones sanitarias. Hoy sigue la audiencia ante el tribunal de la CIJ.
La audiencia en el tribunal de la CIJ en la que Bolivia presenta los alegatos sobre el Silala.        EFE
La audiencia en el tribunal de la CIJ en la que Bolivia presenta los alegatos sobre el Silala. EFE
Silala: 4 alegatos de Bolivia apuntan a desmantelar canales y esperan acuerdo

En el primer día de los alegatos de Bolivia ante el tribunal de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, cuatro profesionales enfocaron su intervención en referirse a los canales artificiales y la predisposición de ir a un diálogo con Chile. 

Para esto, acudieron a expertos del Instituto de Hidráulica Danés (DHI, por siglas en inglés) que realizaron los estudios científicos independientes en los acuíferos y mostraron un video ante los jueces, según ABI. 

El Silala, ubicado en el  suroeste de Potosí, en la frontera Chile, es la única fuente de agua en al menos 20 kilómetros.

Hoy continúa la audiencia que se transmite en vivo en los dos idiomas oficiales (inglés y francés) y con una interpretación adicional en español del caso denominado Disputa relativa al Estatus y Uso de las Aguas del Silala y seguirán con las réplicas y duplicas hasta la conclusión, el 14 de abril.

LAS INTERVENCIONES El abogado francés Alain Pellet, indicó, citado por Urgente.bo, que Bolivia está de acuerdo con desmantelar los canales artificiales que construyó en el Silala la empresa de ferrocarriles “Antofagasta and Bolivia Railway Company (FCAB)” que obtuvo la concesión en 1908.

El 1 de abril,  Chile afirmó que no se oponía al desmantelamiento, sino que alentaba a Bolivia a hacerlo. 

El abogado inglés Samuel Wordsworth, que defiende la causa chilena por las aguas del Silala, manifestó que está de acuerdo con la “desmantelación de las obras en su territorio”. 

“He sido autorizado para manifestar que Bolivia tiene la firme intención de proceder a la revitalización de los bofedales y que aunque no se ha tomado una decisión definitiva, el Gobierno (de Bolivia) cree que la mejor manera de hacerlo, será procediendo al desmantelamiento de las instalaciones, aunque puede haber otras posibilidades más costosas”, sostuvo.

Sostuvo también que de acuerdo a los estudios realizados, pese a que se adopte esa medida, las aguas seguirán fluyendo hacia territorio chileno como agua subterránea.

“Si Chile apoya la idea del desmantelamiento es porque reconoce que las tuberías existentes están dañando el entorno natural y están perjudicando a los bofedales. Está dispuesto a sufrir los inconvenientes que pudieran derivarse para él. Si hacemos caso a la parte chilena el sistema de drenaje artificial solo hubiese tenido un impacto marginal  en el flujo transfronterizo”, agregó.

El otro miembro del equipo jurídico, Mathias Forteau, recordó que hace 20 años, en 2002, Chile se opuso a toda modificación del flujo de las aguas que suponía negar a Bolivia desmantelar los canales. 

Para Bolivia, el vecino país amplió los canales para que las aguas que emergen en territorio boliviano lleguen con mayor fuerza a ese país. También refutó la versión de que la construcción fue para evitar la contaminación por los huevos de mosca verde o por razones sanitarias.

Advirtió que en 2010, Chile se opuso a la demanda de compensación con la utilización pasada y “se mostró abusiva”.

A su turno, el abogado estadounidense Gabriel Eckstein indicó que Chile desvió más agua subterránea hacia la superficie y hacia los canales y tuberías que la que ocurriría en condiciones naturales no canalizadas como ahora.

“En la actualidad, se calcula que el flujo volumétrico total de esa agua que corre por la superficie hacia Chile, más el flujo mejorado resultante de la canalización, es de un promedio de 160 litros por segundo”, indicó el experto que citó estudios del DHI.

Dijo que la “vasta red de drenaje” en los bofedales del Silala no fue una “idea de Bolivia”.

Advirtió que esas aguas  fueron durante casi 100 años un curso de agua internacional singular, con caudales aumentados artificialmente. La zona, añadió, es remota y única, y está entre las más secas del mundo.

El DHI realizó extensas investigaciones de campo entre 2017 y 2018 llegó a perforar más de 30 pozos de sondeo, estableciendo que una parte de las aguas del Silala fluyen de manera natural hacia Chile y que dicho flujo fue mejorado por las canalizaciones realizadas en Bolivia.

Finalmente, en el turno de volver a exponer los alegatos, Bolivia pidió a los jueces que en el segundo turno del alegato, Chile aclare las “confesiones realizadas”, como el de la destrucción de los canales artificiales ya que ahora se concentra en los conductos que llevan el líquido vital hacia su territorio. 

También se espera que alinee sus conclusiones finales sobre las confesiones  a lo largo de la causa y que reconozca también el derecho del Estado boliviano del “uso equitativo razonable”, dijo Forteu.

“No pudo probar su teoría”

La agente chilena ante La Haya y subsecretaria de Relaciones Exteriores, Ximena Fuentes, afirmó, citada por ERBOL, que Bolivia “reconoció” que en los alegatos orales que el Silala es un río internacional y que no pudo probar su teoría del “flujo artificial”.

“Bolivia hoy (por ayer) inició su ronda de alegados ante la CIJ. Estamos muy tranquilos. Bolivia reconoce que el Silala es un río internacional y no ha podido probar su teoría del “flujo artificial” sobre el cual ellos argumentan que tendrían derechos soberanos exclusivos”, escribió en su cuenta de Twitter.

Además, según una publicación del diario La Nación, Fuentes afirmó que los alegatos de Bolivia “eluden” el hecho que las mencionadas canalizaciones por la compañía Ferrocarril Antofagasta Bolivia (FCAB) “pero con la autorización y conocimiento de Bolivia”.

“Es un discurso muy extraño, porque queda la sensación de que Chile es responsable cuando no ha pisado como Estado el territorio de Bolivia”, añadió.

La agente chilena observó además que después de 25 años de la controversia con Bolivia, “ahora afirma ser dueña del total de las aguas del río Silala y que, en verdad no hay ninguna disputa”.