Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 10:05

Santa Cruz y Tarija acatan paro; La Paz y Chuquisaca marchan

Un grupo de personas con escudos protege un punto de bloqueo, en Santa Cruz. EFE
Un grupo de personas con escudos protege un punto de bloqueo, en Santa Cruz. EFE
Santa Cruz y Tarija acatan paro; La Paz y Chuquisaca marchan

En el tercer día de paro multisectorial, en Santa Cruz y Tarija se produjeron hechos de violencia entre personas que bloqueaban y grupos de choque de afines al MAS.

En La Paz, los sectores convocados por el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) protagonizaron una marcha de protesta contra la Ley 1386 mientras un mitín de apoyo al presidente Luis Arce tomaba la plaza Murillo.

El Comité Interinstitucional de Chuquisaca determinó un paro cívico de 24 horas movilizado para mañana, reportó ERBOL. Incluirán en su pliego petitorio en rechazo al paquete de leyes que impulsa el Gobierno, sus pedidos de agua, presupuesto para salud y educación y atención a las provincias. 

En Santa Cruz, hubo enfrentamientos que se prolongaron hasta horas de la noche mientras, a la cabeza del Comité pro Santa Cruz, realizaban una jornada de oración frente al comando de la Policía, exigiendo la liberación de sus detenidos.

Reiteraron su denuncia de uso de camionetas incautadas al narcotráfico por grupos afines al MAS para el desbloqueo.

Tarija vivió una jornada tensa con la llegada de grupos de campesinos con la consigna de desbloquear. Se reportó 52 puntos de bloqueo, daños a vehículos y un periodista herido con un arma punzocortante. Hoy más sectores se sumarán al paro.

El asambleísta electo por el MAS, Eider Quiroga, advirtió que los movilizados están decididos a dar su vida “para que no haya nuevamente un golpe de Estado”. 

“No nos responsabilizamos de lo que pueda pasar de las unidades que puedan ser afectadas”, dijo en contacto con Página Digital 365.

Finalmente, en Potosí fracasó el diálogo que buscaba evitar más hechos de violencia ante la inasistencia del gobernador Jhonny Mamani, quien tuvo la susceptibilidad de que le pueda ocurrir algo durante su participación. El encuentro fue convocado por la Iglesia católica.