Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 12:31

Tras sanción de ley de segundo diferimiento, bancos advierten al Gobierno que habrá “más crisis sanitaria”

Las entidades privadas alertaron que la norma que hará que los clientes paguen sus préstamos luego del 31 de diciembre dañará la economía. Llamaron a la reflexión y reevaluación de la medida.

Comunicado emitido por las entidades bancarias. CRÉDITO- Finrural
Comunicado emitido por las entidades bancarias. CRÉDITO- Finrural
Tras sanción de ley de segundo diferimiento, bancos advierten al Gobierno que habrá “más crisis sanitaria”

Luego de que la Cámara de Senadores sancionara la Ley 720 que permite que aquellos clientes que sacaron créditos bancarios puedan pagar recién luego del 31 de diciembre, las asociaciones que agrupan y representan los intereses de los bancos expresaron su desacuerdo con la iniciativa y alertaron que, de promulgarse la norma, generará mayor crisis no solo económica, sino también “sanitaria”.

Instituciones privadas como la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), la Asociación de Instituciones Financieras de Desarrollo (Finrural), la Asociación de Entidades Financieras Especializadas en Microfinanzas (Asofin) y las cooperativas de ahorro y crédito se enfilaron detrás del pedido preocupado dirigido hacia las autoridades gubernamentales. Solicitaron que exista una “reevaluación”, a fin de evitar que la crisis se profundice.

“Esta ley ha sido sancionada con criterios políticos y electorales de corto plazo, sin tomar en cuenta el ordenamiento jurídico y constitucional, ni sus potenciales efectos. Esta determinación ampliará la crisis sanitaria y económica. Pondrá en riesgo no solo al sistema financiero nacional, que se constituye en un pilar fundamental de la salud del Estado, sino también a la economía de las empresas y personas”, reza una parte de la carta.

A través de la misiva, los bancos recordaron que han sido “flexibles” desde que comenzó la pandemia y que supieron atender los requerimientos de diferimiento de sus clientes. También recalcó que el pago regular de los préstamos se traduce en “refinanciación e inyección de nuevos recursos”, por lo que la pausa de dichos compromisos supondrá la imposibilidad de continuar en la línea de ayuda.

Ahora, la norma espera recibir el visto en el Órgano Ejecutivo para su posterior promulgación. El texto refiere: “Las entidades de intermediación financiera que operan en territorio nacional deben realizar el diferimiento automático del pago de las amortizaciones de crédito a capital e intereses, y otro tipo de gravámenes del sistema crediticio nacional, desde la Declaratoria de Emergencia por la Pandemia del Coronavirus (COVID-19) al 31 de diciembre de 2020”.

Cabe recordar que en mayo pasado se produjo el primer diferimiento. Aquellos clientes que accedieron a un préstamo con un monto menor al millón de bolivianos fueron alcanzados por el beneficio, que planteaba el reinicio de las cancelaciones a partir de septiembre próximo. Ahora, el plazo se maximizó hasta fin de año.