Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de enero de 2022
  • Actualizado 10:18

Salud llama a extremar 2 medidas por variante Ómicron tras informe

El riesgo de infección es 2.4 veces mayor que en la primera ola, pero la esperanza es que pueda marcar el fin del miedo pandémico a la COVID-19. Bolivia enfrenta un 6% de incremento de casos.
El ministro de Salud, Jeyson Auza brinda informe sobre Ómicron. APG
El ministro de Salud, Jeyson Auza brinda informe sobre Ómicron. APG
Salud llama a extremar 2 medidas por variante Ómicron tras informe

El ministro de Salud, Jeyson Auza, en el informe sobre Ómicron, anoche, llamó a extremar dos medidas y explicó que la prueba PCR ayuda en la detección, a lo que se suma que el país está en la capacidad de realizar la secuenciación genómica de manera oportuna.

Dio la certeza de que en Bolivia se cuenta con la capacidad técnica y recursos humanos para darle tranquilidad a la población.

También informó que a la fecha no se registraron casos graves ni muertes relacionadas con esta nueva variante en el mundo, siendo que la esperanza es que sea más leve y marque el fin del “miedo pandémico”. 

Por otro lado, expresó que, al ser una preocupación general, el país está sujeto a estudios científicos que determinen el nivel y rapidez de contagio, además de la letalidad.

Según la autoridad, es urgente extremar las medidas de bioseguridad como el uso de mascarilla, el lavado de manos y el distanciamiento social y llama a continuar con la vacunación ya que se tienen las dosis necesarias.

Enfatizó en que se están realizando brigadas médicas y ferias de salud para promover la inmunización y evitar que las personas se enfermen o que lleguen a ser internados por las complicaciones de la COVID-19. Agregó que alrededor del 85% de los pacientes internados en las unidades de terapias intensivas no se aplicaron la vacuna.

Advirtió también que la desinformación y las declaraciones de políticos muestran un escenario sombrío y fatalista por lo que pidió evitar la infodemia.

LA SITUACIÓN

El titular de Salud alertó que existe un riesgo de infección 2.4 veces mayor que en la primera ola.

Con respecto al cierre de fronteras, dijo que Bolivia, al ser un país mediterráneo, ya se encuentra en esta situación a pesar de los consejos de la Organización Panamericana de Salud - Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS). 

“Siendo realistas, al haber cerrado sus fronteras todos nuestros países vecinos excepto Perú, y nosotros, al ser un país mediterráneo, ya hemos cerrado fronteras, sobre todo a aquellos que pudiesen venir de Sudáfrica”, expresó, según Urgente.bo.

Recordó que Bolivia se cuenta con el personal y equipos de alta tecnología para realizar la secuenciación genómica de detección de un posible brote de la variante Ómicron en el país, además, recalcó que la vigilancia epidemiológica será más rígida en todo el territorio nacional.

“Como Estado ya tenemos listas las medidas que podríamos asumir. Debemos decirle a la población boliviana con total solvencia que somos un país que hace meses tiene la posibilidad de realizar la secuenciación genómica del virus, tenemos la capacidad de detectar la variante Ómicron y vamos a continuar con ese estudio de vigilancia genómica y epidemiológica”, anunció.

LOS CASOS

De acuerdo con el reporte epidemiológico de esta semana, hubo un aumento de 420 casos COVID-19, es decir el 6%, siendo el departamento de Santa Cruz el que registra la mayor cantidad de contagios y cumple 10 semanas consecutivas de ascenso. En la semana epidemiológica 48 se detectaron 7.102 casos.

Asimismo, cinco departamentos de los nueve del país reportan el incremento en esta cuarta ola de la pandemia.

Santa Cruz tiene un 10% de aumento de casos, de la misma manera Beni incrementó un 161%, la amazónica Pando con 168 %, Tarija, en el sur de Bolivia, con un 15% y la altiplánica Oruro con 5%.

En tanto las regiones de Cochabamba, La Paz, Chuquisaca y Potosí registraron un descenso de contagios.

Desde el inicio de la pandemia, en el país se registró un total de 544.666 de COVID-19 hasta la fecha, de los cuales 498.782 se recuperaron y hubo 19.247 decesos.

Las personas que fueron inmunizadas alcanzaron a 4.164.777 con la primera dosis mientras que 3.258.485 recibieron las segundas dosis; 390.598 están con las tres y 983.344 tuvieron la unidosis de Janssen.