Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de enero de 2021
  • Actualizado 22:39

Retorna ‘narco general’ y abre heridas en el gobierno del MAS

Fue uno de los hombres fuertes en la gestión del expresidente Evo Morales. Su caída generó preocupación y críticas a la política de lucha contra las drogas en el país.
El exjefe policial René Sanabria en el informe de un operativo contra las drogas en Cochabamba. ARCHIVO
El exjefe policial René Sanabria en el informe de un operativo contra las drogas en Cochabamba. ARCHIVO
Retorna ‘narco general’ y abre heridas en el gobierno del MAS

Después de cumplir parte de su sentencia de 14 años en EEUU por narcotráfico, tras intentar ingresar a ese país 144 kilos de cocaína, el general de policía René Sanabria vuelve a Bolivia, donde debe enfrentar un juicio oral por el mismo delito.

Pasó de ser uno de los hombres fuertes de la gestión del expresidente Evo Morales, como asesor y zar antidroga (2007-2009), a un ‘capo’ del narcotráfico. 

Su caída con el cargamento escondido en un contenedor con rocas de zinc que llegaron al puerto de Miami, causó revuelo en el país y puso en duda la política de lucha contra las drogas del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS). También generó roces con EEUU. En ese entonces, el expresidente advertía que Sanabria podría involucrar a altas autoridades de Gobierno en este ilícito a cambio de algunos beneficios, lo que convendría a EEUU “para dañar su imagen, para que su pena sea más corta”.

Bolivia, en 2008, expulsó a la agencia antidroga estadounidense (DEA) tras acusar a sus agentes de conspirar contra el Gobierno.

A sus 69 años y después de pasar 9 en prisión, debe enfrentar una pena mayor en su país. Según las leyes bolivianas, el delito de narcotráfico se castiga con presidio de entre uno y 25 años.

SIN PODER

El general de Inteligencia del gobierno de Morales era miembro importante de una red internacional de narcotraficantes junto a otros cuatro policías, estos últimos que tras su captura fueron enviados a la cárcel de San Pedro de La Paz. 

Según la Fiscalía, todos ellos poseían varias propiedades y  más de un millón de dólares en cuentas bancarias por sus operaciones ilícitas. El dinero estaba en una entidad financiera, que solía ser utilizada para el lavado de dinero, a nombre de supuestas empresas.

Reveló también que la DEA lo calificó como líder de una red narco que envió 13 contenedores con clorhidrato de cocaína hacia EEUU y Europa, a través del puerto de Arica. Su papel era de proteger los envíos de al menos tres organizaciones de narcotraficantes de Bolivia.

Un año después, su hijo Víctor Hugo Sanabria, fue capturado y acusado por el delito de tráfico de drogas, asociación delictiva y legitimación de ganancias ilícitas.

Medios internacionales revelaron tras su detención, en 2011, con base en la investigación de la Fiscalía de Miami, que Sanabria pidió más dinero (250 mil dólares) a supuestos representantes de un cartel de drogas colombiano -que en realidad eran un agente encubierto de la agencia antidroga estadounidense (DEA) y una fuente confidencial- para sobornar a autoridades de alto rango del Gobierno de Morales y así sacar droga protegida de Bolivia sin ser interceptada en el trayecto. Además, habría solicitado 10 mil dólares más para pagar sobornos a otros “oficiales y agentes policiales bolivianos” y ofreció protección adicional por el mismo monto “en caso de que surgieran problemas”.

ALERTA El comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, explicó que a través de los canales diplomáticos se supo del retorno del exjefe policial, pero la hora y fecha aún es incierta.

Por su parte, el fiscal departamental, Marco Antonio Cossío, dijo que Estados Unidos informó que, con un salvoconducto, tenía previsto retornar ayer, sin embargo, cambio sus pasajes.

A su vez, aclaró que "no se trata de una extradición porque nunca atendieron las solicitudes que realizó el país en tantos años".

Dijo también que llegará libre de cargos en EEUU, pero deberá enfrentar una acusación y juicio en Bolivia.