Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de mayo de 2022
  • Actualizado 05:15

Restan valor a ‘canje’ planteado por Murillo para ser extraditado

El experto en derecho internacional, Álvaro del Pozo, dice que este procedimiento no se hace a pedido. El juicio por el caso golpe II se suspende mientras se define un recurso.
La expresidenta Jeanine Áñez y el exministro de Gobierno, Arturo Murillo. ARCHIVO
La expresidenta Jeanine Áñez y el exministro de Gobierno, Arturo Murillo. ARCHIVO
Restan valor a ‘canje’ planteado por Murillo para ser extraditado

El ofrecimiento que hizo el exministro de Gobierno Arturo Murillo para su extradición bajo dos condiciones: que Jeanine Áñez tenga detención domiciliaria y que el exjefe antidroga Maximiliano Dávila sea entregado a EEUU no tuvo el efecto esperado.

El experto en derecho internacional Álvaro del Pozo explicó a este medio que la extradición, un procedimiento jurídico, no se hace a pedido o por intercambio, más al contrario, la decisión es soberana, entre dos estados y en base a tratados internacionales que están vigentes.

Para el abogado, no tiene sentido el pedido que apunta más a una expresión de solidaridad. 

“Parece ser un tema más político porque jurídicamente no es posible”, dijo.

La abogada de Áñez, Norka Cuéllar, cree que no deja de ser una buena intención, pero “hubiera sido oportuno que lo hubiera manifestado hace dos o tres meses atrás”.

El jurista que representa a la exdiputada Lidia Patty en el caso Golpe II, Marcelo Valdez, calificó el ofrecimiento como ilógico y  “sacado de los pelos”. Aseguró que Murillo fue el cerebro gris de lo que se considera un golpe en 2019. 

El diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Héctor Arce, en esa misma línea, dijo que el pedido es irrisorio.

“Quiere hacerse ver como un héroe. No existe ordenamiento jurídico. Su propuesta es descabellada y no tiene ni pies ni cabeza”, sostuvo consultado por diferentes medios.

A tiempo de calificarlo como “el carnicero del régimen golpista”, le pidió paciencia porque la justicia determinará si tuvo p participación o no en los hechos de 2019 con la muerte de bolivianos en las masacres de Sacaba y Senkata.

Para el diputado de Creemos Erwin Bazán está alejada de la realidad. 

“Quiero hacer llegar al Gobierno de Bolivia una propuesta firme y contundente: acepto una extradición al país si el presidente Luis Arce concede arresto domiciliario a la expresidenta Áñez y, al mismo tiempo, envía una carta al presidente de EEUU, Joe Biden, en la que remita la entrega del coronel Maximiliano Dávila, investigado por el Departamento de Estado de EEUU por narcotráfico en un intercambio de prisioneros”, dice la carta de Murillo que llegó al periodista español Alejandro Entrambasaguas y fue hecha pública.

Continúa recordando que le sugirió a la expresidenta dejar el país y que ahora, lo mínimo que puede hacer es poner su vida a su disposición.

CASO GOLPE II

La propuesta de Murillo se conoce cuando el juicio por el caso golpe II está en su recta final y Áñez podría recibir una sentencia de hasta 15 años de cárcel, como pide el Ministerio Público.

El Tribunal de Sentencia Primero Anticorrupción de La Paz determinó suspender el juicio, que se encontraba en etapa de alegatos finales, en tanto el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) resuelva un recurso de inconstitucionalidad que planteó la exmandataria contra los tipos penales de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes de los que se le acusa. Se espera una respuesta entre 10 y 15 días. El fiscal Omar Mejillones consideró que el recurso presentado por Áñez tiene fines dilatorios. Anunció que promoverá su rechazo ante el Tribunal.