Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 07:32

EL MINISTRO DE SALUD Y CUATRO APREHENDIDOS SON ACUSADOS DE SIETE DELITOS

Respiradores: funcionario denunció la supuesta corrupción antes de la compra

Todos los supuestos involucrados fueron apartados de sus cargos. Prevén citar al extitular de esa cartera de Estado, Aníbal Cruz, y al cónsul de Bolivia en España, David Pareja.

Respiradores: funcionario denunció la supuesta corrupción antes de la compra

La supuesta corrupción en la compra de 170 respiradores de una empresa española con un sobreprecio de alrededor de tres millones de dólares fue denunciada antes de concretarse.

Según la relación de los hechos a la que tuvo acceso OPINIÓN, el 11 de mayo, un funcionario del Ministerio de Salud, quien no quiso identificarse ante las instancias policiales, alertó de la suscripción de un contrato para la adquisición de los equipos y que provocaría un “acto de corrupción enorme”. En esa oportunidad, mencionó al director jurídico de esa cartera de Estado, quien ejerce el cargo desde la gestión del Movimiento Al Socialismo (MAS). En una fotografía que circula por las redes sociales se ve a F.V. junto a la exministra Gabriela Montaño.

Fue a partir de esta denuncia que la Policía inició un trabajo de inteligencia y seguimiento que tras las pruebas que se dieron a conocer a través de los diferentes medios de comunicación aprehendió al principal sospechoso como encargado del control y fiscalización del proceso de adquisición de los respiradores. Después, se acudió a la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM), donde también se actuó de la misma manera contra el director ejecutivo G.P, la encargada de adquisiciones G.P, y A.E., encargada del equipamiento médico.

Son investigados por los delitos de uso indebido de influencias, incumplimiento de deberes, delitos contra la salud pública, contratos lesivos al estado, conducta antieconómica y malversación de fondos.

Se espera su audiencia de medidas cautelares tras la toma de sus declaraciones informativas.

CAÍDA DEL MINISTRO Ayer en la mañana fue aprehendido el ministro de Salud, Marcelo Navajas, que horas después fue apartado del cargo, por decisión de la presidenta Jeanine Áñez, junto a los otros funcionarios investigados.

En las declaraciones de los implicados, según el fiscal departamental Marco Cossío, citado por ERBOL, apuntan a la exautoridad como quien “daba las órdenes”, de ciertos actos a realizar para la adquisición de los equipos.

“Inclusive, es un punto muy importante, que dijo (Navajas) al señor ahora imputado que se contacte directamente con el cónsul en Barcelona a objeto de poder hacer las negociaciones, cuando sabemos que la vía correcta es mediante Cancillería”, agregó.

Dijo también que el exdirector de la AISEM alegó que sólo obedecía órdenes del exministro, según reveló su abogado Cristian Alanes.

“Mediante nota (Navajas) ha ordenado la adquisición de estos respiradores. Ya se tenía identificada a la empresa, las bondades de los equipos e incluso la parte financiera. Lo único que ha hecho (el director de la AISEM) es hacer la tramitación en virtud de la orden que se ha emanado del Ministerio de Salud”, sostuvo en entrevista con Red Uno.

El Fiscal Departamental indicó que se convocará a más personas en calidad de testigos por este caso, entre ellos el exministro de Salud, Aníbal Cruz, el cónsul en España que participó de las charlas para la contratación, David Pareja Lozada, además del embajador de Ciencia, Mohammed Mostajo-Radji.

NUEVA AUTORIDAD En el lugar de Navajas, asume de manera interina por la actual viceministra de Salud, Eidy Roca.

En una breve conferencia de prensa dio a conocer, escuetamente, los objetivos que tiene en el cargo que asumió a partir de esta jornada y prometió trabajar para resguardar “la salud y la vida” de los bolivianos.

“El Ministerio de Salud continuará trabajando día y noche para salvar vidas y atender la emergencia ocasionada por esta pandemia (del coronavirus), mientras los organismos competentes realizan las investigaciones relacionadas por la compra de respiradores españoles”, aseveró.

Dijo también que la batalla contra el coronavirus “está lejos de terminar”.

Entre tanto, la abogada de la exautoridad, Rosario Canedo, citada por ERBOL, aseveró que su defendido es inocente de irregularidades en la adquisición de los respiradores españoles. Además, denunció que la detención vulneró sus derechos y que, además, fue objeto de violencia moral y psicológica.

Aseveró que el doctor Navajas asumió las funciones públicas debido a su “altísimo espíritu altruista y el conocimiento en la medicina”. Ratificó que en los actos de su defendido “no existe absolutamente ninguna acción contraria a la Constitución y en las leyes”.

LA INVESTIGACIÓN Por la mañana, la Fiscalía General del Estado anunció la conformación de una comisión para la investigación, a la que se sumó la Procuraduría de Bolivia.

"Se entregó en los ministerios de Salud, Relaciones Exteriores y la AISEM (Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico), el requerimiento procuradorial para el inicio de la investigación y la solicitud, para que nos remitan los contratos y documentos del proceso de contratación. Si es necesario se va pedir documentación al financiador que es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a AISEM y al consulado de Barcelona mediante la Cancillería, indicó.  

La autoridad aseveró que en un plazo no mayor a 24 horas se deberá remitir la documentación de contratos para la adquisición de respiradores, cotizaciones y especificaciones técnicas; pagos y otros documentos relacionados a la compra de los equipos en cuestión.

Por otra parte, se aplicarán medidas precautorias como el congelamiento del flujo financiero de los pagos que pudieran haber sido ya emitidos, el congelamiento de los pagos adeudados y las retenciones financieras de los posibles responsables.

Según la Procuraduría General del Estado, este pedido de información e inicio de investigación se realiza en cumplimiento al mandato Constitucional contenido en el Artículo 229 de la Constitución Política del Estado (CPE), de promover, defender y precautelar los más altos intereses del Estado. La Ley 064 le faculta requerir a los servidores públicos la información que se considere necesaria a los fines del ejercicio de sus atribuciones.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) manifestó mediante un comunicado, su preocupación por las presuntas irregularidades detectadas en la adquisición de respiradores y señaló que respeta las medidas de fiscalización asumidas por el país, para  aclarar el caso, según ABI.

"El Banco Interamericano de Desarrollo ve con preocupación las informaciones sobre posibles irregularidades en la adquisición de respiradores realizada por el Ministerio de Salud de Bolivia con recursos de financiamiento del Banco, y respeta las medidas de fiscalización que las instituciones públicas del país están tomando para aclarar el caso", reseña el documento.

Esa institución internacional asegura que cuando se registraron indicios de posibles irregularidades en el proceso de adquisición, "decidió revisar el caso" y remitirlo a su Oficina de Integridad Institucional para que inicie una investigación.

El comunicado establece que esta repartición lleva a cabo investigaciones y recomienda sanciones públicas a empresas e individuos que cometen prácticas prohibidas en licitaciones financiadas por el Banco.

Entre tanto, la presidenta del Estado, Jeanine Áñez, informó ayer que el polémico contrato por la compra de respiradores de fabricación española es de 4.773.600 millones de dólares, de los cuales, el Estado pagó 2.028.780 e instruyó que “no se pague un centavo más”.

“Mi compromiso es recuperar el dinero de los bolivianos. Seguiremos investigando caiga quien caiga”, informó a través de su cuenta de Twitter.

El precio de los respiradores que compró el Gobierno oscila entre los 7 y 12 mil dólares por unidad, sin embargo se pagó 27.683 dólares la unidad. A esto se sumó que el Ministerio de Salud rechazó una oferta de una importadora que ofrecía traer los mismos respiradores a 12 mil dólares cada uno.