Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de agosto de 2020
  • Actualizado 21:50

LOS 480 BOLIVIANOS DEBEN ESTAR AISLADOS Y EN CUARENTENA POR 14 DÍAS

Repatriados de Chile se quejan por hacinamiento y falta de agua en Pisiga

Una de las personas que llegó primero al campamento observó que las carpas son muy pequeñas para ocho personas. El Ministro de Defensa, a cargo del operativo, dijo que “todo es perfectible” y el Gobernador de Oruro les pidió acatar estrictamente la cuarentena.
Uno de los grupos que llegó hasta el campamento, en la frontera, ayer. APG
Uno de los grupos que llegó hasta el campamento, en la frontera, ayer. APG
Repatriados de Chile se quejan por hacinamiento y falta de agua en Pisiga

Carpas pequeñas donde deben acomodarse hasta ocho personas y falta de agua para lavarse las manos fueron las quejas expresadas ayer por una de las personas repatriadas desde Chile, al llegar al campamento Tata Santiago, en Pisiga, donde 480 ciudadanos bolivianos deben estar aislados por 14 días para confirmar que no están infectados con el coronavirus, antes de permitírseles volver a sus hogares.

El gobernador de Oruro, Zenón Pizarro, pidió a los connacionales “un riguroso respeto” a la cuarentena, impuesta con mayor dureza en ese departamento.

La repatriación comenzó por la mañana en 13 buses que partieron desde la comuna chilena de Huara y concluyó hacia las 14:25 de ayer, informó el gobernador de la provincia del Tamarugal, Jussef Araya, citado por ABI. La autoridad provincial afirmó que para el traslado se cumplieron las medidas de seguridad en ambos países.

Los bolivianos repatriados hicieron trámites de migración y pasaron por controles de bioseguridad, después de que sus equipajes fueran desinfectados.

El ingreso fue finalmente autorizado, luego de que los compatriotas estuvieron parados más de una semana en la frontera con Chile, debido a que no pudieron volver al país por la declaratoria de emergencia sanitaria establecida por el Gobierno, que incluye el cierre total de fronteras, salvo por razones de seguridad y salud.

Mónica Quijua, una paceña que está en el grupo que retornó al país, recibió un mensaje de otra persona que entró al campamento antes que ella.

“Ya estamos en Pisiga. Me asignaron una carpa de 3x3 (metros) donde hay seis colchonetas y, hasta el momento, tenemos que entrar ocho. No hay luz, le pregunté a una que nos asignó la carpa dónde puedo cargar mi celular y me dijo que de eso hablamos luego. Tenemos que ir al baño en grupos de cinco. Vamos a estar recontra hacinadas, pese a que nos dijeron en cada control boliviano que teníamos que guardar un metro de distancia. Hasta el momento no hay agua, fuimos al baño y no podemos lavarnos las manos”.

"Hicimos un gran cambio. Se ha decidido que venga el 100% de las personas y no solo 300 (como se anunció inicialmente). Tenemos que tener una barrera de salud en Pisiga, 14 días de cuarentena, y (luego) se van tranquilos a sus lugares de origen", declaró a la prensa el ministro de Defensa, Luis Fernando López, citado por el diario chileno La Tercera.

“Nada es perfecto, todo  es perfectible y que tengan paciencia, 14 días pasan rápido y volverán a sus hogares. Dios los bendiga porque el Tata Santiago está con ellos”, dijo López en declaraciones recogidas por ERBOL.

El Ministro detalló que el campamento es de "primer nivel" pues tiene carpas térmicas, cocinas, servicios sanitarios, consultorio de salud y laboratorios para hacer pruebas del coronavirus.

"Hoy estamos recibiendo a nuestros compatriotas en  territorio orureño, vemos con tristeza y preocupación a niños y mujeres embarazadas, pero por fin  ya están en su tierra; les pedimos con mucho respeto que cumplan con la cuarentena tal como estamos disponiendo, porque Oruro está cumpliendo muy disciplinadamente y sería terrible que ellos no puedan cumplir", declaró el gobernador mediante la plataforma virtual de la Gobernación de Oruro.

Pizarro es miembro de la comisión para la habilitación y equipamiento del campamento.