Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 04 de julio de 2022
  • Actualizado 20:00

Renuncia hombre de confianza de Choquehuanca, desgastado por la “dictadura técnico-administrativa”

Rafael Bautista Segales y David Choquehuanca, vicepresidente de Bolivia./ Foto: Voces en Lucha
Rafael Bautista Segales y David Choquehuanca, vicepresidente de Bolivia./ Foto: Voces en Lucha
Renuncia hombre de confianza de Choquehuanca, desgastado por la “dictadura técnico-administrativa”

Rafael Bautista Segales era considerado el hombre de confianza de David Choquehuanca. Ocupaba el cargo de director general de “Geopolítica del Vivir Bien y Política Exterior” de la Vicepresidencia y renunció el pasado 11 de marzo  desgastado por la “dictadura técnico-administrativa” que no le ha permitido continuar la ejecución de proyectos de soberanía hídrica, alimentaria, medicinal y energética.

En su carta de renuncia dice que el “laberinto burocrático que creíamos inicial, pero es infinito”, ha recortado su novedosa experiencia a nivel de la Vicepresidencia. Afirma que nada de ese trabajo fue valorado por “la mezquina y torva mirada de la burocracia convertida en poder desnudo e instrumento de dominación y represión continua”.

Bautista, quien era presentado en varios foros y conversatorios como escritor, pensador y filósofo boliviano, indica que la burocracia socava el contenido democrático-popular de una revolución y del proceso de cambio y en su caso dice que la burocracia pasó del “bloqueo continuo a la desarticulación de todo lo positivo que pudo haberse hecho.”

“Cierta burocracia, muy consciente de su poder, replica muy bien las lógicas de dominación, de modo constante, que buscan, desde lo operativo, minar toda apuesta genuina de transformación. En esa religiosidad (o excesivo legalismo) se ampara el poder burocrático que cerca, por medio de la intimidación, toda gestión pública. No es sino el miedo lo que prohíja semejante legalismo, que es la otra cara de la religión sacrificial que promueve el mundo moderno y el capitalismo”, dice en su carta a la que tuvo acceso Erbol.

Sostiene que por este motivo no puede disolverse el carácter colonial, liberal y neoliberal del Estado y asegura que todo empeño por cambiar algo se diluye en la inercia de las reglas técnicas de operación del Estado colonial y señorial.

En su opinión, desgraciadamente, es el propio poder político el que cede y se somete a la “dictadura de lo técnico-administrativo” por sobre las propias líneas programáticas, dejando en la indecisión, la consolidación definitiva del vivir bien, la descolonización y lo plurinacional, como posición orgánica del Estado.

Bautista remarca que todo intento de cambiar algo se diluye en un vano intento porque el poder político cae en la trampa ideal de la burocracia hecha poder de dominación; las espaldas que se cuidan no son sino las de sus mismos agentes como replicadores de la dominación estructural y la continuidad del Estado señorial.

Tras su experiencia en esta función pública, advierte que sin respaldo político real “uno siembra en vano”, en el infinito desierto burocrático. “Eso desgasta no solo las fuerzas sino la esperanza y el propio proyecto político. En esa medida, creemos que podemos seguir sirviendo a nuestro pueblo, pero ya no desde instancias que han hecho de la burocracia un ejercicio de dominación colonial y señorial, y solo operan mediante el desgaste y la intimidación”, sino volviendo al pueblo en procura de la reconducción del proceso de cambio.

“Los gobiernos son efímeros. El pueblo es eterno, ¡Jallalla!, dice en la parte final a tiempo de despedirse del vicepresidente a quien reiteró su respaldo en el objetivo de seguir trabajando por la descolonización y por el vivir bien.