Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 18:05

"Fui al aeropuerto, pasé 6 puntos de tranca, me pidieron dinero, revisaron y perdí el vuelo"

El presidente de la Fedemype- Santa Cruz, Boris Gómez Mendoza, relató su experiencia para llegar, este jueves, a La Paz y participar en la exposición "Hecho en Bolivia, del Productor al Canastón”. Salió rumbo al aeropuerto Viru Viru, de Santa Cruz.

Un punto de bloqueo instalado en la capital cruceña./ EFE
Un punto de bloqueo instalado en la capital cruceña./ EFE
"Fui al aeropuerto, pasé 6 puntos de tranca, me pidieron dinero, revisaron y perdí el vuelo"

El presidente de la Fedemype- Santa Cruz, Boris Gómez Mendoza, relató la travesía que pasó para llegar, este jueves, a La Paz y participar en la exposición "Hecho en Bolivia, del Productor al Canastón”. Metió en su mochila varias de propuestas de empresas que no pueden cubrirse el costo del pasaje y salió rumbo al aeropuerto Viru Viru, en Santa Cruz.

La decisión de sortear el paro convocado por los cívicos cruceños derivó en una experiencia que contó en La Paz: “Cuando fui para el aeropuerto, por seis puntos de tranca tuve que pasar y en una me pidieron revisar mis cosas. En todos esos puntos me han pedido dinero y han revisado los productos ¿Qué ocasionó? No llegué a mi vuelo y tuve que reprogramar. Con todas esas adversidades hemos podido llegar a La Paz”, manifestó a los medios de prensa.

Dijo que, en este momento, el sector económico no se encuentra bien por el Censo en Santa Cruz porque las 4.000 unidades productivas, entre ellas de calzado, madera, textil, serigrafía, metalmecánica, ofrecería y alimentos, reportan casi 300 millones de dólares de pérdida.

Considera que el paro debería encontrar una salida porque tampoco las empresas medianas y grandes pueden vender y no se conoce el nivel de sus pérdidas.

Indicó que las autoridades tendrían que ver cómo resuelven más adelante el problema de las micro y pequeñas empresas porque tampoco hasta el momento los bancos están cumpliendo la instrucción de la ASFI de reprogramar las deudas.

Aclaró que las micro y pequeñas empresas no piden reprogramaciones sino diferimiento de los pagos para que puedan encarar una reactivación efectiva. “Y nos gustaría que se reúnan también con nosotros para que el pueblo cruceño vuelva a levantarse”, dijo el dirigente.

Explicó que el sector textil se encuentra prácticamente parado y el único que trabaja es el rubro de alimentos. “Nadie quiere un uniforme, un mueble ni requiere nada que no sea alimento”, comentó.

Gómez manifestó que, si no hay libre transitabilidad, no hay transporte público no se puede vender, por qué cómo se va a transportar un mueble si en una bicicleta o una moto no entra, “entonces sí o sí se necesita levantar el paro”.

Aclaró que el sector pide diferimiento de pagos no de ocho o diez meses, sino por el nivel de afectación que les provocó el paro porque por más que “nos perdonen noviembre y diciembre, no es que vamos a levantar las ventas, ¿Por qué? Porque “ya nos hemos comido nuestro capital de inversión que era para diciembre”, afirmó.

Dijo que muchas empresas le pidieron gestionar el diferimiento de pagos porque no todos tienen las condiciones de pagar los créditos porque prácticamente las micro y pequeñas empresas están cerradas.