Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 21 de septiembre de 2020
  • Actualizado 15:06

CASO FONDIOC

Rafael Quispe: Evo Morales es el pez gordo al que apunto

El director del Fondo Indígena dice que todos los involucrados deben ir a la cárcel y que recuperará el dinero, investigando hasta la cuarta generación de familiares de los culpables.
Rafael Tata Quispe a su llegada a Cochabamba. Josué Quispe (MAFO fotografía)
Rafael Tata Quispe a su llegada a Cochabamba. Josué Quispe (MAFO fotografía)
Rafael Quispe: Evo Morales es el pez gordo al que apunto

A medida que se acorta el tiempo para realizar la entrevista aumenta la curiosidad por conocer a este hombre que utiliza el humor y el sarcasmo como un mecanismo para denunciar casos de corrupción, y que ahora lo hace para comunicarse diariamente con sus casi 100 mil seguidores de las redes sociales.

Después de una media hora de espera, a la altura del río Huayculli, donde aguarda una centena de jóvenes –la mayoría de la RJQ-, a las 11 de la mañana llega un automóvil rojo antiguo marca Chevrolet con una bandera de Bolivia sujeta en la antena. Comienza el revuelo. Apenas baja Rafael Quispe, más conocido como Tata, abundan los pedidos de selfies y abrazos. Él, con una parsimonia que sorprende, accede a cada uno de los pedidos. 

Acompañarlo en el Chevrolet en el trayecto desde Quillacollo hasta la Plaza de las Banderas es la única opción para conversar con él. Solo llegó para participar del “Boleo day” al mediodía, para luego retornar a La Paz con su equipo de apoyo.

Sentada a su lado, percibo a un hombre sencillo, relajado, con buen sentido del humor y orgulloso de su origen indígena. A medida que se avanza por la avenida Blanco Galindo, varios jóvenes en motocicletas y autos acompañan el recorrido. De tanto en tanto, algunos choferes de trufis y pasajeros le gritan su nombre y sacan fotografías.

Al ver eso, el actual Director del Fondo de Desarrollo Indígena (Fondioc) trata de explicar el apoyo que despierta –de la juventud– haciendo una analogía de lo que para él ocurrió entre el 20 de octubre y el 10 de noviembre, y que derivó en la renuncia del expresidente Evo Morales.   

“Es como que un meteorito ha caído en Bolivia y  casi ha exterminado a la clase política, algunos todavía se resisten a morir, son zombies vivientes. El MAS nunca más va a ser gobierno, pero tampoco los otros van a ganar algo (en alusión a otros políticos)”.

“Quienes ganan la revolución son los jóvenes –añade mientras apunta a dos motocicletas que van por delante–, por eso, buscan nuevos liderazgos, con quién identificarse. Quizá me apoyan por mi lucha de tantos años por la naturaleza, soy un hombre contestatario, nunca me he arrodillado ante el poder político. Soy indio, originario, aymara, de la clase baja”.

Quispe no descarta impulsar a futuro algún proyecto político, aunque reconoce que la política es dinámica y que todo puede cambiar cualquier momento. Ahora, su objetivo es hacer gestión como director del Fondioc, mientras dure el Gobierno de transición, y “meter a la cárcel a todos los culpables” del desfalco de más de 100 millones de bolivianos por proyectos irregulares y fantasmas que financió la entidad indígena.  

La mira está puesta en el exmandatario Evo Morales. “Es el pez gordo al que apunto, los ispis caerán por inercia”, revela dando varios detalles sobre el caso. Además, quiere entregar los resultados de la auditoría que se está realizando a más de 100 proyectos y “recuperar la plata robada a los pobres”.

A continuación, los detalles del caso Fondioc y, como complemento, los detalles de cómo surgió su nueva faceta en las redes sociales y que personaje lo inspiró.   

P: A cinco años de que presentara una denuncia de corrupción en el manejo del Fondioc, la vida lo pone al frente de esa entidad. ¿Qué opina al respecto? 

R: (…) Estoy en la casa donde se cometió el delito. Ahí están las pruebas, soy director de donde han robado. Agradezco a la presidenta Jeanine Áñez, por darme la oportunidad de tener todas las pruebas. 

Robaron a los pobres, a la gente que necesita. Ese es el mayor pecado, no va haber perdón ni olvido, va haber justicia, eso prometo a la población.

Y justicia es que todos los implicados en el Fondo Indígena entren a la cárcel y que se recupere el dinero. La ley me permite investigar hasta las personas que tienen un cuarto grado de consanguineidad con los culpables, los que roban no ponen las cosas a su nombre. 

P. Hablando del Fondioc, ¿hay más implicados en el caso?

R. Juan Ramón Quintana y también está metido Evo Morales. El Fondioc era una política pública, no una obra, y las políticas públicas las dirije el primer mandatario. 

La exministra Nemesia Achacollo dijo que no estaba sola en este tema que había recibido órdenes. La única persona que podía hacerlo era Morales, por eso voy a pedir una ampliación de su declaración judicial.     

Voy a agarrar peces gordos, los ispis caerán por inercia. Y Evo Morales es el pez gordo al que apunto.

P: Al margen de la investigación del desfalco, ¿qué otra acción tomará desde la dirección del Fondioc?  

R: Se auditará a más de 100 proyectos que han sido ejecutados. Evo Morales instruyó, pero no se hizo. Caerán varios por ahí, César Cocarico y Eugenio Rojas, porque el delito se comete por acción y omisión, ellos omitieron.

P. ¿Cuáles es el motivo de tantos viajes que realiza?

R. Es por gestión. Las alcaldías ejecutan las obras que financia el Fondo Indígena, estamos obligados a hacer el control y monitoreo de cada una. Voy personalmente, hablo con la gente, con el alcalde. 

¿Y no se cansa de tanto viaje?, preguntó a pocos metros de llegar a destino, donde lo espera otro grupo de personas. Inmediatamente, casi de manera automática, responde: Nadie se cansa! y suelta una carcajada contagiosa.

DE LUISITO COMUNICA A RAFITO COMUNICA Para el Tata Quispe su sentido del humor es innato y lo emplea como complemento en las denuncias que realiza. Es como si supiera que llama más la atención y que de esa manera su mensaje quedará grabado en la memoria de varios. Ahora, ha incursionado en el mundo digital con éxito, cada día publica mensajes llamativos a sus seguidores, buscando respuestas.

El año pasado, antes de las elecciones, incursionó en las redes sociales. 

Para aprender cómo se usa el Facebook, el Instagram, qué se escribe, cómo se suben las fotos, etc., tuvo que pasar  muchas clases. Le costo aprender, pero lo logró. 

El Tata reconoce que el youtuber mexicano Luisito Comunica lo terminó de inspirar cuando vino a Bolivia. “Todos hablaban de él, y el qué publicaba: `estoy en tal lugar´, ´estoy comiendo helado de canela en el cementerio de La Paz´. Tantos seguidores, tantos “likes”, pero oye... si yo hago eso todos los días. Es mi vida cotidiana, la de él no. Así nace Rafito Comunica”, dice con un tono de complicidad, como cuando un niño es descubierto cometiendo una travesura. 

Desde que tiene su cuenta en Facebook varios de sus seguidores le llevan regalos inspirados en su persona: muñeco, afiches, juegos, una aplicación para celulares, emoticones, por mencionar algunos.

Cuando se le pregunta qué piensa sobre esto concluye: “No me lo merezco”.

PERFIL

Rafael Quispe Flores nació el 24 de octubre de 1969, en Coro Coro, provincia Pacajes, del departamento de La Paz. 

"Nací en el ayllu Sicuypata, de la marka Caquingora, del suyu Pakajaqi. Hice mis cargos, mi thaki, mi muyu, desde el ayllu, soy aymara", dice sobre su origen.

Por su trabajo en el campo llegó a ser mallku (líder tradicional) de marka y mallku de suyu. También fue ejecutivo del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyo (Conamaq).

Es miembro de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), una entidad supranacional, con presencia en Bolivia, Ecuador, Chile, Colombia, Perú y Argentina.

Cuando ejercía como diputado denunció el desfalco del Fondo de Desarrollo Indígena (Fondioc) y acuso a la dirigente campesina Felipa Huanca de ser parte de ese delito.

Fue diputado por Unidad Demócrata por La Paz.