Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:30

LA AMENAZA ESTÁ LATENTE POR LOS VIENTOS

Quemas en Chiquitanía y Tarija están controladas y bióloga dice que 2.3 millones de animales murieron

El vicepresidente Álvaro García Linera anunció desembolso “sin límites”. El Gobierno trabaja en el plan posincendio, en Santa Cruz. 
Un bombero observa lo sucedido en una de las comunidades de la Chiquitanía.  Archivo/APG
Un bombero observa lo sucedido en una de las comunidades de la Chiquitanía. Archivo/APG
Quemas en Chiquitanía y Tarija están controladas y bióloga dice que 2.3 millones de animales murieron

Los focos de calor en la Chiquitanía, en el departamento de Santa Cruz, y en la serranía de Sama, en Tarija, están controlados. 

Según el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA), Williams Kaliman, los focos de calor registrados en la Chiquitanía boliviana quedaron controlados hasta ayer, gracias a una efectiva intervención aérea y terrestre.

“No fueron eliminados, pero si están controlados y en días más vamos a ir bajando mucho los focos de calor”, dijo en la Red Patria Nueva.

Kaliman detalló que, entre el lunes y martes, los focos de calor fueron reducidos de 2.200 a 1.800, lo que evidencia una tendencia a la disminución, "porque existe un trabajo muy bueno por tierra y aire" y condiciones meteorológicas favorables. Explicó que para el control del fuego se construyeron al menos 18 extensas brechas con la ayuda de equipo pesado enviado por el Ministerio de Defensa a ocho sectores de la Chiquitanía y se continua con las tareas diurnas y nocturnas de sofocación coordinadas por los 11 comandos en esa región.

El Comandante en Jefe de las FFAA tiene previsto apagar el fuego “por completo” en tres regiones como son Roboré, San Rafael y San José de Chiquitos.

Entre tanto, el alcalde de Tarija, Rodrigo Paz, explicó que el fuego consumió más de mil hectáreas en la serranía del Sama, a la altura de las zonas Pinos Norte y San Antonio de Bella Vista. 

PLAN POSINCENDIO El vicepresidente Álvaro García Linera, informó que se desembolsó 23 millones de dólares para combatir los incendios y anunció que el Gobierno está preparado para hacer muchos más, incluso “sin límites”. Explicó, según Oxígeno, que esa cifra no toma en cuenta los recursos adicionales y la ayuda internacional recibida desde agosto.

Por su parte, el ministro de Comunicación, Manuel Canelas, explicó, que el Gobierno elabora un “Plan de acción post incendio, aguas y bosques” de la manera “más consensuada posible”, para mejorar la capacidad de respuesta de los tres niveles de gobierno frente a ese tipo de adversidades. Destacó el apoyo de organismos internacionales para coordinar adecuadamente los trabajos posteriores a las quemas.

Mueren millones de animales

Expertos biólogos estiman que 2.3 millones de animales murieron durante los incendios en los bosques primarios de la Chiquitanía. 

La información corresponde a la especialista Sandra Quiroga, jefa de la carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional Ecológica de Santa Cruz, según El Deber, que hace referencia a la reserva de Tucavaca y el daño irreversible.

Entre los animales que se menciona están las urinas (ciervos), capibaras (roedores), ocelotes, osos hormigueros, tejones, pumas, antas (tapires), ciertos, jaguares, tortugas, lagartos, jochis (chanchos de monte), además de las especies acuáticas.

De acuerdo con Urgentebo, la prioridad es preservar al oso hormiguero o bandera, que está en peligro de extinción por la caza indiscriminada. Valentina, fue rescatada y se encuentra en rehabilitación luego de sufrir quemaduras de tercer grado en sus patas, desnutrición y deshidratación. Se convirtió en una víctima del fuego. 

La ingeniera Teresa Pérez, Directora de Biodiversidad y Áreas Protegidas del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, explicó que se encuentran trabajando desde el 21 de agosto, rescatando a las diferentes especies de animales que fueron afectados.

“A los animalitos se los tiene que evaluar de diferente manera. La mayoría de estos presentaron cuadros de deshidratación y desnutrición por lo que hay que aplicarles un tratamiento específico para cada uno de ellos, ya sea a través de administración de sueros de rehidratación y la alimentación de los animales es de acuerdo a la especie. El objetivo es preservar las especies”.