Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 21 de noviembre de 2019
  • Actualizado 23:31

Tras quema de 3 millones de hectáreas, Evo dice en la ONU hubo respuesta rápida

El foro de la Alianza por las Selvas Tropicales la Amazonía en Nueva York
4
4
Tras quema de 3 millones de hectáreas, Evo dice en la ONU hubo respuesta rápida


Tras la quema de más de 3 millones de hectáreas de bosque, pastizales y sabanas de la Chiquitanía, el presidente Evo Morales afirmó que, la respuesta desde el Gobierno "fue rápida y efectiva", durante el foro 'Alianza por la Amazonía', celebrado en la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de Nueva York con el propósito de salvar las selvas tropicales de la Amazonía.

A pesar que los incendios forestales en la Chiquitanía no fueron totalmente sofocados, después de más de 50 días de fuego, y que aun el 44% del departamento de Santa Cruz continua bajo riesgo extremo de quemas, el primer mandatario destacó la respuesta desde el Estado, en el encuentro internacional que congregó a jefes de Estado y líderes mundiales como el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

"Nuestra respuesta ha sido rápida y efectiva gracias a la infraestructura y equipamiento, los recursos humanos y económicos que contamos como Estado", dijo Morales, quién a pesar de la magnitud de la destrucción forestales y la biodiversidad, no ha declarado desastre nacional.

Con la promulgación del decreto supremo 3973 del 9 de julio, el presidente Evo Morales dio luz verde a las "quemas controladas" y desmontes para para las actividades agropecuarias en tierras privadas y comunitarias en tierras de producción forestal permanente, y con ello se dio paso al mayor desastre ambiental que Bolivia a enfrentado en las últimas décadas.

"Siento que debemos afrontar estos problemas de manera muy honesta (...). Es cierto que hay atender con la mayor seriedad y prontitud los efectos causados por los desastres naturales", dijo Morales, quien no reconoció que los incendios forestales fueron ocasionados por las quemas y desmontes autorizados.

Al Gobierno de Morales se responsabiliza también de haber promovido con fines políticos nuevos asentamientos de comunidades campesinas en la Chiquitanía, tras las cuales operarían traficantes de tierras vinculas al Movimiento al Socialismo y poderosos empresarios del agronegocio.

El Observatorio del Bosque Seco Chiquitano, alertó que a partir de 2004, se multiplicó en 300% la cantidad de nuevas comunidades de colonos en tierras chiquitanas, la mayoría con gente del occidente que no conoce del manejo sustentable del área forestal.

"Hermanas y hermanos, estamos convencidos que los problemas globales que enfrenta la humanidad deben tener respuesta de alcance mundial. La situación por la que atraviesa la Madre Tierra nos urge a trabajar de manera mancomunada y sin exclusiones en el marco del respeto a la soberanía los Estados, sin comprometer el derecho al desarrollo de las comunidades más vulnerables", dijo.

El jefe de Estado no reconoció la responsabilidad de su Gobierno en el actual desastre socioambiental que enfrenta la Chiquitanía y demandó mayor compromiso de los países industrializados en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero con impacto directo en el calentamiento global.