Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 18:22

Pugna por coca abre primer conflicto fuerte en gestión; CIDH se hace eco

La lucha en Adepcoca dejó tensión. Luego de que tres periodistas se vieran afectados, la Relatoría de la Comisión solicitó garantías. La Policía llamó a la reflexión conjunta.

Los conflictos suscitados en Villa Fátima,  por el dominio del mercado de coca. APG
Los conflictos suscitados en Villa Fátima, por el dominio del mercado de coca. APG
Pugna por coca abre primer conflicto fuerte en gestión; CIDH se hace eco

La pugna por centralizar el mercado al interior de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), con la coexistencia de tres frentes dirigenciales que se asumen como legítimos, representa el primer conflicto sonado, con al menos nueve heridos de por medio y tres periodistas damnificados, en lo que va de la presente gestión gubernamental.

Así lo entiende el analista político y docente catedrático Fernando Salazar, quien apunta que el momento actual es peligroso y cree que lo sucedido en Villa Fátima, La Paz, “fue lo más violento que hemos visto hasta ahora, aunque ello no implica que no haya habido otros tipos de violencia”. El también sociólogo concluye que esto responde, supuestamente, a una intención del oficialismo de “copar esos espacios y tener control político”.

En dos jornadas tensas, con el epicentro de las riñas en las calles de esa ciudad occidental, fue detenido un mínimo de 13 movilizados, pues el lunes, seis resultaron arrestados y el martes se sumaron otros siete del sector cocalero. Un trabajador de la prensa, dependiente de Página Siete, generó noticia luego de haber sido detenido por la Policía y trasladado a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC). Dos fotoperiodistas de la agencia internacional Reuters, al calor de la gasificación, resultaron dañados. Uno de ellos fue alcanzado en la pierna por un proyectil de gas, mientras que el otro sufrió malestar. A consecuencia de los daños hacia los trabajadores de la prensa, el Gobierno, a través del Viceministerio de Comunicación, la Defensoría del Pueblo y la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) se pronunciaron y exaltaron la necesidad de que las garantías se vean respetadas.

Con relación al recrudecimiento de la confrontación en Adepcoca, cabe recordar que el panorama comenzó a agudizarse el martes, después de que fuera hallado, con rastros de sangre y denunciando tortura, el dirigente Armin Lluta, uno de los titulares de esa entidad. Esto encendió aún más el conflicto, que se trasladó al frontis del Hospital San Francisco de Asís, donde tres mujeres terminaron lesionadas. Esto, al calor de la gasificación de la Policía.

Salazar entiende que el accionar de los efectivos del orden respondió a la “violencia estatal” y que el Gobierno estaría tomando posición en el conflicto.

Sobre los ataques que sufrió la prensa en tres días, con siete periodistas o fotógrafos intimidados, detenidos, damnificados o golpeados, el docente refiere que los daños vienen, también, de la oposición. “Además, están involucrando al último sector, aquel que incluso los gobierno militares respetaron. No solo el Gobierno, sino también los grupos opositores, como sucedió en Cochabamba con el compañero de OPINIÓN. No se respetan convenios internacionales que respaldan el libre ejercicio de la prensa”, dijo.

SE HACE ECO

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció respecto a las agresiones sufridas por tres comunicadores en las riñas entre cocaleros. Pidió garantías al Estado.

“La Relatoría de la CIDH manifiesta su preocupación ante los reportes recibidos sobre el uso de la fuerza pública y detenciones en contra de trabajadores de la prensa que cubrían el conflicto entre productores de hoja de coca en la zona de los Yungas, La Paz (…) un periodista de Página Siete fue agredido y detenido por la policía, y dos corresponsales habrían resultado heridos por gases lacrimógenos. En los días previos, esta oficina también registró agresiones a reporteros en Santa Cruz y Cochabamba”, indicó el tuit.

REFLEXIÓN

El comandante departamental de la Policía, el coronel Augusto Russo, admitió, según Erbol, que existió exceso por parte de los efectivos del verde olivo y que, por ello, “reflexionarán y enmendarán al interior de la entidad”.

“Hemos advertido de que sí ha habido exceso a consecuencia de una acción”, completó.

DENUNCIA

La radio yungueña FM Bolivia denunció ayer el presunto robo de una consola, micrófonos y otros elementos de trabajo en las oficinas que se encuentran en el mercado de Adepcoca. Asumió que esto respondió a un “atentado contra la prensa, el derecho a la información del ciudadano y la libertad de expresión”, según Erbol.  

CRÍTICA

La oposición boliviana se pronunció, también con relación al conflicto de Adepcoca. El expresidente Jorge Quiroga manifestó que vio un “doble abuso” de parte del Gobierno, al considerar que fue tomado el mercado de la coca en La Paz y hubo agresiones a la prensa.

La senadora Andrea Barrientos calificó al titular de Gobierno, Eduardo Del Castillo, como "ministro de la represión y persecución política", de acuerdo con Detrás de la Verdad.

La Defensoría del Pueblo solicitó que la Fiscalía indague en el aparente robo de la radio en Adepcoca para identificar responsabilidades, mientras que el Movimiento Al Socialismo (MAS), mediante el diputado Sandro Ramírez, pidió que se investigue a los jefes policiales por los ataques contra la prensa.