Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de enero de 2022
  • Actualizado 23:42

Presidenta deja acto entre gritos de "asesina" y gasificación policial

Algunos medios reportaron una detonación que se produjo cerca, que valió la intervención de un grupo especial de bomberos y que afectó los vidrios de un vehículo del Ministerio de Educación.
Al terminar la Sesion de Honor del Consejo Municipal de El Alto se registraron enfrentamientos entre manifestantes opositores al Gobierno de la presidenta Jeanine Añez y la Policia. APG
Al terminar la Sesion de Honor del Consejo Municipal de El Alto se registraron enfrentamientos entre manifestantes opositores al Gobierno de la presidenta Jeanine Añez y la Policia. APG
Presidenta deja acto entre gritos de "asesina" y gasificación policial

La presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, salió este jueves de un acto en la ciudad de El Alto entre gritos de "asesina" e incidentes en los que la Policía utilizó gas lacrimógeno para dispersar a un grupo de manifestantes.

Áñez asistió a una sesión de honor por el 35 aniversario de la fundación de El Alto, ciudad vecina de La Paz, y a la salida del acto hubo gritos de "¡asesina, asesina, asesina!" por una muchedumbre apostada en las afueras.

LA POLICÍA DISPERSÓ A MANIFESTANTES

La Policía impidió acercarse a la multitud de varias decenas de personas, mientras un grupo de seguridad disponía la salida de Jeanine Áñez junto a una caravana de vehículos oficiales.

Los silbidos se hicieron más notorios e intensos cuando la mandataria transitoria salió del lugar luciendo la banda presidencial del país, para abordar un vehículo que le señaló su cuerpo de seguridad.

Unos segundos después, la Policía lanzó gases para dispersar a un grupo que protestaba de manera más incisiva, mientras muchos otros se apostaron en una pasarela peatonal cercana desde donde también se lanzaba el mismo calificativo.

Algunos medios reportaron inclusive una detonación que se produjo cerca, que valió la intervención de un grupo especial de bomberos y que afectó los vidrios de un vehículo del Ministerio de Educación de Bolivia, según comunicaron funcionarios cercanos al Gobierno boliviano.

MÁS INCIDENTES EN EL ALTO

La presencia de Áñez en El Alto, la segunda ciudad más poblada de Bolivia con cerca de un millón de habitantes, es sensible porque es uno de los principales bastiones políticos del Movimiento al Socialismo (MAS), del expresidente Evo Morales.

Además por los sucesos que se produjeron en noviembre pasado en la zona alteña de Senkata, en medio de la crisis política y social que vivió Bolivia, donde se reportaron hasta 11 muertos según datos de organizaciones como la Defensoría del Pueblo.

Una tensión similar se produjo horas antes en Senkata durante una sesión del Senado boliviano, cuando varios parlamentarios del partido de Áñez tuvieron que salir a la carrera en medio de la acción policial con gases lacrimógenos contra manifestantes.

Un grupo de familiares de los fallecidos en noviembre se concentró en el exterior, para pedir justicia por las muertes por disparos en un operativo militar y policial, que el Gobierno interino mantiene que no fueron por armamento reglamentario de las Fuerzas Armadas ni la Policía.

Morales anunció en noviembre pasado su renuncia, denunciando que era forzado a dejar el poder por un golpe de Estado para derrocarlo y privarlo de una victoria en las fallidas elecciones de octubre, que fueron después anuladas en medio de denuncias de fraude a su favor e informes de organismos internacionales sobre irregularidades.

El exmandatario viajó primero a México y desde diciembre está en Argentina, donde solicitó refugio.