Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 17:07

Precio de la carne se mantiene y anulan exportación tras acuerdo

El encuentro entre comercializadores y Gobierno fue en Cochabamba por más de 12 horas. Se logró acciones conjuntas para el normal abastecimiento y a precio justo.
La venta de carne en el mercado 25 de Mayo, el octubre. DICO SOLÍS
La venta de carne en el mercado 25 de Mayo, ayer. DICO SOLÍS
Precio de la carne se mantiene y anulan exportación tras acuerdo

El Gobierno, a través del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, y la Confederación Nacional de Trabajadores en Carne de Bolivia (Contracabol) acordaron anoche, tras una reunión que tuvieron ayer en Cochabamba, acciones conjuntas para el abastecimiento de carne a precio justo.

Así se puede leer en el mensaje de esta cartera de Estado, publicado a través de las redes sociales.

También se ratificó que el precio del kilo de res de primera se mantendrá en Bs 32 y Bs 28 de segunda, en el mercado nacional.

Con el acta de acuerdo, se levantan las medidas de presión del sector que reclamó por la exportación y el contrabando de este producto de primera necesidad, lo que llevó a un incremento en el precio de la carne, en sus distintos cortes. 

El encargado de prensa de la Confederación, Benito Tapia, ratificó el acuerdo e informó que no subirá el precio de la carne, se abrogará la ley de exportación, habrá cierre de remates en Santa Cruz y la penalización del contrabando, principalmente.

“Nuestro compromiso es evitar el incremento en el precio de la carne de res al consumidor final”, manifestó.

Explicó que el documento fue firmado por los máximos representantes de los comercializadores del país y el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Néstor Huanca, tras la reunión que se extendió por más de 12 horas.

En el punto 1 además de la fiscalización a los centros de remate de ganado en pie, se anuncia una auditoría técnica especializada, a cargo del Senasag, además de “la realización de la reglamentación para el funcionamiento y procedimiento para el cierre de los mismos en un plazo de hasta siete días”.

También se da un plazo hasta enero de 2022 para el estudio de cuantificación del hato ganadero y coeficientes zootécnicos. Por otro lado, está el balance oferta-demanda de la carne vacuna para garantizar con prioridad el abastecimiento del mercado interno a precio justo y el saldo excedente para exportación.

Anteriormente, el Gobierno mencionó que se activaron mecanismos de control en las fronteras con Brasil y Perú para evitar el contrabando de ganado, el cual también afecta a la producción nacional.

LA SITUACIÓN

La jornada de ayer, en los centros de abasto de Cochabamba, el precio de la carne de res, en sus distintos cortes, se incrementó en dos bolivianos. 

La situación fue similar en diferentes departamentos, donde hubo abastecimiento, sin embargo, el precio variaba.

En los mercados, antes del alza, los precios oscilaban entre Bs 27 y 30, de primera y segunda calidad, pero en los últimos días estuvo entre Bs 29 y 33.

Ante esta situación, el Gobierno comprometió controles y calificó la medida como arbitraria y abusiva. También impulsaron la venta del producto a través de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) que habilitó puntos de venta en Santa Cruz para evitar “un golpe a la economía”.

En el acta de acuerdo también se establece, en el punto final, que se suspenderá esta medida.

Desde Contracabol justificaron la decisión a la falta de control del alza en los centros de remate, mataderos privados y municipales en Santa Cruz por parte de los ganaderos que son quienes abastecen a todo Bolivia, “lo que implica pérdidas incontrolables al sector que detalla carne”. 

El país tiene un hato ganadero de más de 10 millones de reses y anualmente se faenea 1.4 millones para abastecer el mercado interno y de exportación.

La producción anual es de 284.000 toneladas y de ese total 16.009 toneladas van a la exportación, es decir solo el 6%, de acuerdo con registros de autoridades de Gobierno, lo que muestra que hay suficiente carne para abastecer la demanda interna a precios accesibles.