Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 03:25

Potosinos se vuelcan contra Pumari que teme por su familia, pide perdón

El excandidato a la vicepresidencia fue recibido con tomates, cáscaras de naranja e insultos tras el desafío que propuso a quienes cuestionaron su participación en los comicios.

Las agresiones a Marco Pumari, ayer. CAPTURA
Las agresiones a Marco Pumari, ayer. CAPTURA
Potosinos se vuelcan contra Pumari que teme por su familia, pide perdón

Un grupo de potosinos respondió al desafío del excandidato a la vicepresidencia de Bolivia, Marco Pumari y llegó a la cita en la plaza 10 de Noviembre de esa ciudad al mediodía, donde confesó que teme por la seguridad de su familia y pidió perdón por no haberse dejado entender cuál era el fin de su postulación.

El también exlíder cívico, en un video en las redes, dijo que asistiría “para recibir insultos y sus agresiones de manera personal”, pero fue más que eso. Tomates, cáscaras de naranja, huevos e insultos en abundancia lo obligaron a alejarse del lugar junto a sus seguidores, la mayoría de mujeres que trataron de protegerlo hasta que pudo resguardarse en una casa contigua a la catedral.

Parte del descontento pasa por la victoria de Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS), que se espera con más del 50 % de votos, y porque Pumari, que fue acompañante también del exlíder cívico Luis Fernando Camacho, apostó por una fórmula política que se cree restó posibilidades a su contendiente de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, de ganar la elección.

“¡Vendido!”, comenzaron a gritarle y a lanzarle monedas y billetes en miniatura, mientras intentaba dar una conferencia de prensa.

La Defensora del Pueblo, Nadia Cruz, solicitó que la Policía brinde medidas de seguridad para el excandidato y su familia ante la escalada de violencia que en este momento. 

SU FAMILIA Pumari explicó que no quiso "desafiar a nadie", sino dirigirse a aquellos que lo amenazaron e insultaron pidiendo que lo hagan con él y no con su familia o sus hijos.

“Quiero estar acá para que me insulten a mí, no a mi familia ni a mis hijos. Han amenazado con quemar mi casa, no soy cobarde para escapar, han dicho que ya tengo casa en Santa Cruz, que me han dado movilidades, eso es falso”, dijo en medio de una avalancha de gritos y recriminaciones de supuesta traición a los intereses de su región.

En determinado momento también pidió “disculpas” a la población “por no haber hecho comprender ni entender el objetivo de mi candidatura” y aseguró que permanecerá en esa región del país, pero alejado de la política.

"No he robado a nadie para que en este momento se me juzgue como a traidor", aseguró.
Este suceso acontece un año después de que el mismo Pumari fuera ovacionado por su población tras un paro indefinido tras el que el Gobierno de Evo Morales dictó un decreto para diluir un contrato de explotación de litio con una empresa alemana, que era denunciado como perjudicial para Potosí.

Los votos

El MAS fue primero en Potosí con el 57.61%, mientras que Creemos, de Pumari, 2.79%.