Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 00:00

Posesión de Torrico revive su perfil polémico y analista dice que su cargo no es de relevancia

Opositores recordaron las peleas que tuvo Torrico cuando era asambleísta y diputado, sus frases amenazadoras durante la crisis política de 2019 y su liderazgo de los “Satucos”. Analista dice que Morales presionó para lograr el cambio.
 Gustavo Torrico lanza una patada a una persona que estaba en el piso, durante los conflictos políticos de 2019. ANOTICIA2
Gustavo Torrico lanza una patada a una persona que estaba en el piso, durante los conflictos políticos de 2019. ANOTICIA2
Posesión de Torrico revive su perfil polémico y analista dice que su cargo no es de relevancia

La posesión de Gustavo Torrico como viceministro de Coordinación Gubernamental evidenció las posturas divididas que hay al interior del Movimiento Al Socialismo (MAS) y permitió a opositores revivir el perfil polémico, ligado a peleas y frases amenazadoras, que posee la nueva autoridad.

Sobre el tema, el analista político Franklin Pareja manifestó, en una entrevista con Red Uno, que el cargo que ocupa Torrico no tiene mucha trascendencia política, pero que derivó de la presión que recibe el gobierno de Luis Arce de parte de la fracción que lidera Evo Morales.

“Es una forma de darle una concesión. Cede un peón, pero no un alfil. El cargo de Viceministro no llega a ser de mucha influencia si el Ministro está en sintonía con el Presidente. Otra cosa hubiera sido que conceda el Ministerio de la Presidencia, que es muy estratégico”, dijo Pareja.

Pese a esto, en solo unas horas, líderes opositores criticaron duramente el retorno de Torrico al Gobierno argumentando que tiene un amplio historial que lo relaciona con actos de violencia.  

Gustavo Torrico llegó al MAS como parte de los grupos que "resguardan" el llamado proceso de cambio. En una primera etapa fue asambleísta, luego diputado y viceministro de Régimen Interior en el Gobierno de Evo Morales. Ahora, su principal función será la "coordinación parlamentaria".

En julio de 2010, estalló la denuncia en contra de Torrico, entonces viceministro de Régimen Interior, por supuesta extorsión a menonitas en el departamento de Santa Cruz, y fue destituido del cargo e investigado por el Ministerio Público, aunque años después fue absuelto por la justicia.

Sin embargo, el caso reveló que Torrico contrató al ciudadano alemán Dirk Schmidt como informante del Ministerio de Gobierno y asesor personal. El extranjero fue enviado a la cárcel de Palmasola.

En 2015, fue elegido como asambleísta departamental por el MAS y desde esa instancia comandó al grupo de choque llamado "Satucos", que sigue vigente pese a que el GIEI-Bolivia recomendó el desmantelamiento de agrupaciones irregulares.

En esta función mantuvo su rol de operador político en el departamento de La Paz. Con la mayoría del MAS en la Asamblea Departamental, una vez dijo que el gobernador de ese entonces, Félix Patzi, bailará al ritmo del MAS.

Meses después, se peleó a golpes con un militante de Sol.bo en ambientes de la Asamblea.

En octubre y noviembre de 2019, durante la crisis política, estuvo al frente de las movilizaciones en contra de quienes acusaban de supuesto fraude electoral a Evo Morales. Junto con su grupo "Satucos" se enfrentó también a la Policía.

Desde esa posición lanzó frases amenazadoras contra quienes bloqueaban las calles. "Aquí solo falta ver, en este panorama oscuro que se presenta, si las madres, los padres, están dispuestos a tener a sus hijitos en las calles cuando haya enfrentamiento. No sé cuántas madres están dispuestas a sacrificar a sus hijos, llevarse ese dolor tan criminal que es sentir la muerte de tu hijo, que no es lo mismo que la muerte de tus padres (...) A ver que se te muera tu hijo de 20 o 18 años, quién aguanta ese dolor", advirtió en octubre de 2019.

"No piensen, se los digo de frente a la cámara, no piensen que nos vamos a quedar con los brazos cruzados, nosotros vamos a defender nuestra revolución contra quien sea", enfatizó en una entrevista.

Después de la renuncia de Evo Morales fue procesado y detenido por los delitos de sedición e instigación a delinquir.

En febrero de 2021, una vez instalado el Gobierno de Luis Arce, el Ministerio Público retiró las acusaciones en su contra por sus amenazas.

Finalmente, otra de sus acciones más polémicas fue cuando lo grabaron peleando con grupos opositores a Morales durante los conflictos de 2019. Luego declaró que lo hizo en defensa propia. "Si a mí me golpeas, yo te golpeo. Yo me defiendo simplemente. Ahí han empezado a golpear, nosotros estábamos aquí".

Una vez posesionado en su nuevo cargo, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, dijo que su tarea será la coordinación parlamentaria y trabajar en el fortalecimiento del MAS.

"Encomendamos también la relación de Ejecutivo y Legislativo especialmente a la construcción de normativa y leyes en beneficio del pueblo boliviano y, fundamentalmente, encomendamos la tarea de trabajar en beneficio del pueblo boliviano, crecimiento con justicia social, trabajar por la profundización de nuestra revolución democrática cultural, trabajar por la unidad del pueblo boliviano y trabajar por el fortalecimiento de los principios y valores del instrumento político MAS-IPSP", indicó Prada.

Sin embargo, varios actores políticos de oposición no cesaron las críticas y cuestionamientos. El jefe del MNR, Luis Eduardo Siles, dijo que no entiende por qué el Gobierno, que enfrenta múltiples crisis de gestión como la situación de la Policía, las universidades y la crisis económica, se suma otra más cometiendo el “desacierto de llevar a un personaje totalmente descalificado por sus antecedentes de violencia y de liderar grupos de choque”.