Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:32

Se pone en marcha Plan Soberanía para luchar contra el contrabando de combustibles hacia países limítrofes

Camiones con presunto contrabando en Santa Cruz.
Camiones con presunto contrabando en Santa Cruz.
Se pone en marcha Plan Soberanía para luchar contra el contrabando de combustibles hacia países limítrofes

El Ministerio de Hidrocarburos y Energía, el Ministerio de Defensa, el Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), la Aduana Nacional y las Fuerzas Armadas (FFAA) pusieron marcha este lunes el Plan Soberanía con el objetivo de luchar contra el contrabando de combustibles hacia países limítrofes.

Los operativos se desplegaron en los municipios fronterizos de Guayaramerín (Beni), Desaguadero (La Paz), Puerto Quijarro y Puerto Suárez (Santa Cruz) como parte de una política de Estado para evitar que el diésel, Gas Licuado de Petróleo y gasolina especial, comercializados en estaciones de servicio, salgan de nuestro territorio ilícitamente.

El ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina Ortiz, dijo que se desplegarán 600 efectivos militares en dos turnos en los puestos fronterizos para luchar contra el contrabando de combustibles.

En tanto, el director Ejecutivo de la ANH, Germán Jiménez, manifestó que “a partir de hoy marcamos soberanía y los esfuerzos para combatir cualquier ilícito en los 7.000 kilómetros de frontera con que cuenta el Estado boliviano”.

Explicó que el control se efectuará en las 34 estaciones de servicio de zonas fronterizas que existen en el país, a las que además se realizará el seguimiento a través de la trazabilidad del sistema RFID (Radiofrecuencias, por sus siglas en inglés) para evitar que las cisternas de combustible sean desviadas fuera de nuestras fronteras.

El control de la comercialización de hidrocarburos se realizará inicialmente en diez estaciones de servicio en municipios fronterizos de Desaguadero, Guayaramerín y Puerto Quijarro y Puerto Suárez.

El contrabando y la reventa de combustibles son un delito penado por la Ley 100, que establece sanciones con privación de libertad de 3 a 6 años y confiscación de los bienes utilizados para la comisión del ilícito.