Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 13 de diciembre de 2019
  • Actualizado 06:01

La Policía y pobladores oran por la paz en Bolivia

Los uniformados oficiaron una misa en la plaza Principal y en otros departamentos. Pobladores convocaron a jornadas de oración.
Efectivos policiales y ciudadanos civiles en la misa por la paz, ayer/EFE
Efectivos policiales y ciudadanos civiles en la misa por la paz, ayer/EFE
La Policía y pobladores oran por la paz en Bolivia

El Comando Departamental de la Policía participó ayer en una misa en la plaza 14 de Septiembre para pedir a Dios y la Virgen de Copacabana el retorno de la tranquilidad y la paz en la región, en respuesta a un conflicto político-social  vigente hace casi un mes, informó ABI. La actividad se replicó en otras ciudades.

Policías
Alrededor de unos 100 uniformados participaron de la misa en puertas del Comando.

    "Nos hemos congregado en una eucaristía para pedirle al Supremo Creador, a través de nuestra patrona y generala de la Policía Boliviana, la Virgencita de Copacabana, pueda darnos esa tranquilidad, esa paz que necesitamos", dijo el comandante Departamental de la Policía, Jaime Zurita.

La autoridad solicitó a la población que entienda que no se puede seguir con enfrentamientos en las calles y las carreteras. Invocó, asimismo, a los sectores sociales aún movilizados que depongan sus acciones violentas y "se encuentre la paz, porque no vale la pena enfrentarnos".

   "Las situaciones están cambiando y lo que tenemos que hacer es encontrarnos entre nosotros. No vale la pena que haya gente que vaya alterando el orden público, porque lo que tiene que hacer la Policía es restablecerlo".

El jefe policial reflexionó, por último, que la población debe recordar que debajo de cada uniforme de un efectivo está "una persona que siente, que tiene problemas, que se enamora, que ríe, que llora, que tiene sentimientos, rabia y frustraciones".

CONCENTRACIONES

Diversos sectores de la población convocaron ayer a jornadas de oración pidiendo paz para el país. Las concentraciones se realizaron en la plaza de Cala Cala y Las Banderas, donde los asistentes llegaron con poleras blancas.

El sábado, un grupo de choferes de cisternas pegaron en los tanques de sus motorizados carteles con la palabra paz y colocaron banderas. Los motorizados circularon por varias calles de la ciudad. El sábado, luego de los enfrentamientos en la avenida Villazón, un grupo de vecinos realizó una concentración en la zona del Castillo con oraciones.