Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 16:30

PERSONAL DE LA PLANTA DE SENKATA TUVO “CONTAGIO MASIVO”

Contagio causa escasez de gas y ANH prevé retomar distribución

Largas filas se registraron para adquirir el Gas Licuado de Petróleo (GLP), generando aglomeraciones en distintos barrios de las ciudades de La Paz y El Alto.

Las filas en la planta de Senkata para comprar gas. APG
Las filas en la planta de Senkata para comprar gas. APG
Contagio causa escasez de gas y ANH prevé retomar distribución

Un "contagio masivo" de coronavirus COVID-19 en personal de la principal planta provisión de Gas Licuado de Petróleo (GPL) de La Paz y El Alto causó la falta de ese hidrocarburo, con filas extensas en las calles que se mantenían hasta el miércoles.

La situación no cambió desde el pasado lunes, cuando los camiones dejaron de salir de la planta.

Las filas son recurrentes en varios barrios en los que no existe la conexión domiciliaria de gas natural y que obliga a que muchos vecinos tengan que adquirir garrafas para alimentar las cocinas domésticas o los pequeños negocios de comida al paso que abundan en ambas ciudades, que juntas llegan casi a los dos millones de habitantes.

La situación se complica cuando esas aglomeraciones permanecen en las calles por horas en plena pandemia por la COVID-19, que sitúa a ambas ciudades entre las más afectadas por la enfermedad en Bolivia.

La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) informó, mediante un comunicado, de que la irregularidad en la provisión de GLP se debe a "un contagio masivo de COID-19 en los operadores responsables del engarrafamiento". También comprometió la regularización paulatina de la distribución y normalidad en el abastecimiento.

Por su parte, la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) anunció que la provisión del hidrocarburo se "normalizará paulatinamente".

La falta del combustible de uso doméstico y la necesidad de adquirirlo llevó a que algunas personas realicen bloqueos en algunas calles, en protesta para forzar la llegada de algún camión que dé la provisión de garrafas.

Las esperas fueron mayores en puertas de la planta de Senkata, en la zona del mismo nombre en El Alto, donde la circulación de vehículos se ve impedida por filas extensas de hombres y mujeres que portan sus garrafas.

La provisión

La Paz demanda diariamente 40.000 garrafas de GLP y en las provincias la necesidad llega a 11.000 garrafas.