Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de marzo de 2021
  • Actualizado 03:37

Periodo de gracia trae 3 opciones de pagos y reprogramación directa

La ASFI emitirá una norma para regular los procedimientos que debe seguir la banca en beneficio de los prestatarios. Asoban ve que se pone en peligro la estabilidad. Gobierno rechaza.
La atención a los clientes en una entidad financiera. DICO SOLÍS
La atención a los clientes en una entidad financiera. DICO SOLÍS
Periodo de gracia trae 3 opciones de pagos y reprogramación directa

El periodo de gracia de seis meses para el pago de interés y capital de todos los prestatarios contempla tres opciones para que los prestatarios puedan cumplir con estas cuotas a partir del séptimo mes, es decir desde julio. La Autoridad de Fiscalización del Sistema Financiero (ASFI) también instruye a las entidades financieras a realizar la reprogramación directa y la evaluación del refinanciamiento para acogerse a esta medida, el primero sin requisitos y a sola firma de una adenda.

El Gobierno y un sector de los choferes del país, tras el paro movilizado de 24 horas del martes a nivel nacional, acordaron esta salida ante los efectos de la segunda ola de coronavirus COVID-19. El otro grupo, que el miércoles abandonó el diálogo pidiendo un cuarto intermedio, definió en un ampliado, ayer en la mañana, ir al paro de 48 horas el martes y miércoles de la próxima semana exigiendo el diferimiento de seis meses y en rechazo del acuerdo. 

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) también está en contra de la medida del Gobierno porque “constituye un nuevo diferimiento de seis meses más, lo cual representa un duro golpe al sistema financiero y pone en peligro su estabilidad”.

EL PROCEDIMIENTO

El director Ejecutivo de la ASFI, Reynaldo Yujra, dijo, en el programa Fama y Poder, que la diferencia entre el diferimiento y el periodo de gracia está en la posibilidad que tiene el cliente de elegir cómo pagar el capital y los intereses.

Explicó que en el diferimiento, que se aplicó por 10 meses el año pasado debido a la pandemia, las cuotas pasaron al final del crédito mientras que en el periodo de gracia tiene tres opciones para cubrirlas.

La primera es prorratear el capital e intereses de los seis meses en las siguientes cuotas del plan de manera que el monto a cancelar desde julio sea el mismo. Esto significa que se hará una extensión del plazo del crédito.

La segunda es en caso de que no se tenga el monto establecido en el plan de pagos o sea menor. También se dará una mayor cantidad de meses para cumplir con su obligación financiera, es decir, se le prolongará la deuda.

La tercera opción permite, a quienes generan un recurso extraordinario y quieren pagar el capital, disminuir el saldo realizando el pago. 

“Ahora se puede graduar de acuerdo a su conveniencia. La medida es más versátil, a elección y disposición del prestatario. Tendrá la libertad de elegir cómo pagar los seis meses”, dijo Yujra.

Agregó que las opciones se modularán de acuerdo a la situación particular y necesidades del cliente.

¿REPROGRAMAR O REFINANCIAR?

La autoridad también aclaró que la reprogramación y el refinanciamiento están incorporados en el periodo de gracia.

Dijo que en la reprogramación cambian algunos aspectos del contrato original, especialmente el plazo, con el fin de reducir las cuotas. 

“Al prolongar el plazo, la cuota disminuye”, acotó. 

Yujra recordó que en la operación de reprogramación la norma dice que no hay un requisito previo ni condicionante sino que se realiza a solicitud del prestatario y la elección de cómo ajusta su plan de pagos. 

“Ahí no hay necesidad de tramitar nada sino operativizar mediante una adenda. Persiste las condiciones del contrato original y se modifica el plan de pagos. El prestatario debe ir directo a la firma de la adenda”, indicó.

El refinanciamiento es para quienes necesitan recursos para inyectar a su actividad, lo que significa un nuevo préstamo consolidado al que tenía, pero con cuota igual o menor. Requiere realizar un trámite como si se tratara de un nuevo crédito.

“Es un nuevo crédito y se debe evaluar sus condiciones para pagar. No se puede apelar a un nuevo crédito sino tiene fuente generadora de ingresos”, acotó.

Diferencias entre Asoban y ASFI

Asoban, a través de un comunicado, expresó su rechazo a la medida del Gobierno e identificó 5 amenazas por la medida del periodo de gracia. Se refirió a la estabilidad del sistema financiero; un antecedente “peligroso” para la cultura de pagos; prolongación de la situación de falta de recursos líquidos; postergación de la capacidad del sector para apoyar la reactivación económica; y condiciones desfavorables para emprendedores y empresas que quieren acceder a recursos para reencaminar sus actividades económicas.

Por su parte, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) manifiesta que la medida produce el corte del flujo de recursos y debilita la moral de pago construida en décadas, poniendo en riesgo la estabilidad de todo el sistema financiero.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, desmintió que la nueva medida no pone en riesgo la liquidez de las entidades financieras.

A la ASFI le llama la atención el pronunciamiento de Asoban en el que señala que el periodo de gracia constituye un nuevo diferimiento.

“No puede ser que Asoban esté generando desconfianza y preocupación en la población. No hay que olvidar que la ley tipifica como delito financiero el dar información falsa que amenaza el sistema financiero”, advirtió.

También negó que haya una amenaza de crisis porque el sistema financiero administra alrededor de $us 28 mil millones de créditos y de este total, en un poco más del 10% se aplicó el diferimiento, lo que representa aproximadamente $us 3 mil millones. 

También informó que las utilidades de la banca disminuyeron en 2020, pero se emitió una disposición a través de la que se instruyó que el 100% de lo alcanzado sea reinvertido en la propia entidad financiera y de esta manera precautelar su solvencia y solidez. 

“No  hemos confiscado sino hemos velado para que la entidad tenga el capital y patrimonio suficiente”, finalizó.

La Confederación de Choferes de Bolivia confirmó el paro con bloqueos por 48 horas el martes 19 y miércoles 20 de enero, en demanda de diferimiento de créditos bancarios y no así el periodo de gracia de seis meses que determinó el Gobierno porque tiene contradicciones.

El ejecutivo Ismael Fernández explicó que, por ejemplo, el convenio implica que no se pagará intereses ni capital durante el periodo de gracia, pero que los intereses acumulados en ese tiempo se pagarán a prorrata.

Señaló que “gracia” significa postergar el pago, pero este relajo por algunos meses puede implicar mayor cargo de comisión o también costo mayor en el crédito.

Reiteró que los pedidos de los choferes son el diferimiento de créditos, que no se cobre por el SOAT en 2021 y que se mejoren las carreteras.

Apuntes

Para tomar en cuenta

• La entidad no debe incrementar tasa de interés ni cobrar interés sobre interés.

• La reprogramación no afectará la situación financiera a futuro.

• Sobre las tarjetas de crédito, el cliente debe conversar con la entidad financiera. En la norma no se puede establecer un tratamiento único.

• La entidad debe contactarse con el cliente para la firma de la adenda, en caso de reprogramación y seguir con la prórroga de los seis meses.

• La normativa señala que las entidades financieras establezcan sistema de capacitación a su personal especialmente asesores de crédito. 

• Ya no deben mirar el pasado sino las perspectivas futuras del cliente. 

• Se insta a los funcionarios de las entidades financieras ser empáticos, abiertos y generar alternativas.

• Sobre los cobros en exceso, se instruye que sean restituidos. Si tiene pagos pendientes, el monto se aplicará a los siguientes pagos y si pagó en su totalidad, el funcionario tiene la obligación de buscarle y devolver el efectivo.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad