Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de enero de 2021
  • Actualizado 23:14

El periodo de gracia de 6 meses deja tensión; banca ve 4 riesgos

Bolivia está en puertas de un nuevo paro de 48 horas exigiendo el diferimiento de los créditos. Asoban convoca a los sectores movilizados a reprogramar y refinanciar según su capacidad de pago. 
Autoridades de Gobierno junto a representantes de algunos sectores de los choferes. APG
Autoridades de Gobierno junto a representantes de algunos sectores de los choferes. APG
El periodo de gracia de 6 meses deja tensión; banca ve 4 riesgos

Gobierno, sectores del transporte y banca no logran consenso respecto al manejo de los créditos en los próximos meses, tomando en cuenta la segunda ola de coronavirus COVID-19 y las medidas de contención restrictivas que se imponen.

Esta situación genera tensión por las amenazas de un nuevo paro de 48 horas en el país por una parte de los choferes, a la cabeza de la Confederación y su máximo dirigente Ismael Fernández, y el Transporte Pesado, que rechazan el periodo de gracia de seis meses, de enero a junio, sin pago de interés y capital, y exige el diferimiento. Mientras tanto, otro sector firmó el acuerdo con el Gobierno.

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (ASOBAN) ve que la medida, que no deja de ser un diferimiento, es perjudicial y ve cuatro riesgos para la economía del país.

“Lo único que hace (el diferimiento) es paralizar la intermediación; acumular las deudas y los problemas; debilitar la cadena de pagos; y no permitir que la banca pueda recuperar este dinero para prestar a la población que necesita de capital para reactivar su economía, luego de meses de parálisis por la crisis sanitaria”, dice su comunicado.

El director de Asoban, Nelson Villalobos, dijo que se esperará el instructivo de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) para su análisis y aplicación.

LA SITUACIÓN

El pedido de diferimiento de los choferes derivó en un paro movilizado de 24 horas. Ayer se retomó el diálogo en el que se evidenció la división del sector. Uno de los grupos firmó un acuerdo para el periodo de gracia y el otro, con el máximo dirigente de la Confederación de Choferes de Bolivia, solicitó un cuarto intermedio y hoy tendrá un ampliado para analizar la propuesta, aunque adelantó su rechazo y el inicio de un paro de 48 horas la próxima semana.

“No estamos de acuerdo con el periodo de gracia porque los intereses se van a acumular, no nos convence. Tiene que ser diferimiento sí o sí”, manifestó.

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro y representantes de al menos una docena de sectores del transporte del país firmaron ayer un acuerdo de diez puntos.

La autoridad afirmó que el transporte libre, cooperativizado y pesado llegaron a acuerdos en el diálogo. 

Por su parte, el ejecutivo de la Confederación Nacional del Transporte Libre de Bolivia, William Condori, dijo que ese sector “está conforme” con el acuerdo, entendiendo la situación económica del país.

UN LLAMADO

Desde Asoban, a través de un comunicado, convocan a los sectores sociales movilizados a acudir a sus entidades bancarias para reprogramar y refinanciar sus obligaciones bancarias “en las mejores condiciones y según su capacidad de pago, en el marco de un diálogo que permita garantizar la estabilidad del sistema financiero boliviano”. 

Continúa aclarando que “no existe ninguna elevación de tasas de interés, ni mayores recargos al margen de los ya convenidos originalmente, así como tampoco habrá ningún tipo de penalidades, ni deterioro en la calificación de riesgo de los prestatarios que se acojan a la reprogramación”.

El director de Asoban, en una entrevista televisiva, informó también que el sector de los choferes representa un 3% de la cartera de créditos y con la medida se dejará de percibir 5 mil millones de dólares en el país.

El acuerdo de 10 puntos

1. Seis meses de periodo de gracia sin el pago capital e interés, “que será luego reprogramando o refinanciado a lo largo de un periodo de tiempo”. No se incrementará en ningún caso el pago de la cuota mensual ni exigirá el pago de cuotas de intereses diferidas.

2. Se instrumentará la reprogramación a través de una adenda a sola firma del prestatario, sin exigir ningún requisito adicional. 

3. Los intereses generados en el periodo de gracia se cancelarán a prorrata a lo largo del plazo establecido en la reprogramación. 

4. Los refinanciamientos se realizarán sin utilizar el monto adicional otorgado para la cancelación de la operación original o para el pago del saldo del capital diferido y sin cobrar interés adicional. Se aplicará una tasa de interés igual o menor a la inicial y se deberán suscribir las respectivas adendas a los contratos, previa evaluación de la capacidad de pago de los prestatarios considerando sus ingresos presentes y futuros.

5. Los beneficiarios podrán realizar amortizaciones al capital en cualquier momento si así lo requieren.

6. La ASFI emitirá en el día de la reglamentación los puntos acordados.

7. Las entidades financieras que efectuaron cobros de interés adicional a los prestatarios deberán restituir a través de la aplicación en las siguientes cuotas, en caso de haber cancelado el prestatario en su crédito en su totalidad. Las entidades financieras deberán devolver aquel importe en efectivo.

8. El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas analizará la posibilidad de establecer fondos para el otorgamiento de líneas de crédito para acceder a recursos a tasas similares en el sector productivo.

9. El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas informará sobre el estado económico en el que se encuentran los fondos de Univida en relación al SOAT en un plazo de 30 días.

10. Se acordó que el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas velará por el cumplimiento del presente acuerdo.

PUNTOS DE VISTA

“Es una medida torpe  para la economía”

El economista y exdirector del Banco Central de Bolivia (BCB) Gabriel Espinoza calificó la medida como “torpe” para el resto de la economía ya que, si bien beneficia a los transportistas otorgando seis meses de gracia en el pago de sus deudas sin un aumento considerable, se les restringirá ingresos importantes a las entidades financieras y esto afectará al resto de la población.

“Se les va a quitar dinero a las entidades financieras y con esto vamos a restringir montos importantes a la sociedad y vamos a deteriorar la fortaleza del sistema financiero, hablamos de entidades de financiamiento para el desarrollo, entidades especializadas en microcréditos, entre otros”, explicó.

Dijo también que el costo del periodo de gracia es el deterioro económico subsecuente.

Además, observó que, si la reprogramación se realiza de manera inmediata y únicamente bajo el acuerdo de ambas partes, se estarían incumpliendo procedimientos legales de la ASFI en lo que concierne a la postergación de pago, como por ejemplo verificar la capacidad de pago del prestatario, realizar una evaluación de la situación, etc.

“La tasa de interés del país es la más alta”

Cesar Vargas, Phd en Economía, apuntó en que la medida es justa ya que el sector informal, como los transportistas, es uno de los más golpeados por la pandemia y que este diferimiento es una medida necesaria para no asfixiarlos económicamente.

“En un inicio la banca iba a cobrar los intereses y no el capital, lo que lleva a que la deuda iba a crecer más, eso no va bien con ningún deudor por lo tanto la actual medida prorrogará intereses y capital amortiguante, es algo positivo ya que en realidad la tasa de interés en nuestro país es muy alta”, explicó.

Según el experto, la banca bajó al 42% su utilidad, pero aún tiene un 64%, es decir “tienen margen”. 

“A mi juicio se deberían aplicar otras políticas que coadyuven a dinamizar la economía y estas pasan por dos temas de fondo; créditos al sector de consumo y no solo productivo y bajar los intereses, ya que este sector, el informal, es predominante en el país”, finalizó.