Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 08 de agosto de 2020
  • Actualizado 10:56

Periodista del diario El Deber denuncia amenaza a su vida

El periodista del diario El Deber Guider Arancibia Guillén en una fotografía de archivo.  Crédito: Franz Chávez / ANP-Diarios
El periodista del diario El Deber Guider Arancibia Guillén en una fotografía de archivo. Crédito: Franz Chávez / ANP-Diarios
Periodista del diario El Deber denuncia amenaza a su vida
El periodista boliviano Guider Arancibia Guillén denunció que se siente amenazado por el texto de una carta hecha pública por Pedro Montenegro Paz, quien el pasado 29 de noviembre fue extraditado a Brasil por una orden de detención internacional en julio de 2015 con acusaciones por delitos de narcotráfico.

Montenegro se entregó a las autoridades el 11 de mayo de 2019 en la ciudad  de Santa Cruz de la Sierra. 

Arancibia Guillén, periodista del área de Seguridad del matutino El Deber, realizó el seguimiento al hecho noticioso que incluyó revelaciones sobre bienes suntuosos que utilizaba Montenegro, pero que estaba a nombre de terceros, así como la apertura de empresas en sociedad con jefes policiales, a los que también pagó viajes al extranjero, según quedó comprobado con fotografías y facturas de boletos de avión.

La extradición a Brasil se hizo efectiva tras el cambio de mando en Bolivia, por la renuncia del presidente Evo Morales Ayma. Las nuevas autoridades del Gobierno de Bolivia entregaron a Montenegro el 29 de noviembre.

Ese día, en el aeropuerto El Trompillo de Santa Cruz de la Sierra, desde donde Montenegro fuera enviado en una aeronave hasta la frontera, su abogado, Ariel Góngora, leyó una carta notariada con la firma de Montenegro, quien dio su versión de los hechos y aludió al periodista Guider Arancibia, de quien sostuvo que “se quedó corto con la ciencia y ficción sobre carteles mexicanos y colombianos, iniciando una historia de telenovela que vergonzosamente se cree él mismo, sin importar que con la biblia yendo a su iglesia ha pecado más que cualquiera, sin importarle el daño que ha causado, denigrando e insultando a mi familia y la familia de gente inocente. Pero no importa, el daño ya está hecho, mi amigo Guider Arancibia”.

El periodista de El Deber puso la carta en conocimiento de la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP-Diarios) y de la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz, a tiempo de afirmar que “Pedro Montenegro me nombra como uno de los posibles causantes de su traslado a Brasil, hecho que por supuesto lo considero como un mensaje de amenaza, no sólo para mi persona, sino para toda mi familia”.