Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 12:50

A pedido y por WhatsApp: Un chutero ingresa al menos 8 vehículos a Bolivia por semana

A pedido y por WhatsApp: Un chutero ingresa al menos 8 vehículos a Bolivia por semana. RRSS
A pedido y por WhatsApp: Un chutero ingresa al menos 8 vehículos a Bolivia por semana. RRSS
A pedido y por WhatsApp: Un chutero ingresa al menos 8 vehículos a Bolivia por semana

A pesar de las restricciones por la pandemia del coronavirus que rigen en Bolivia, los denominados "chuteros" siguen haciendo de las suyas y es que tan solo uno de ellos ingresa al menos ocho vehículos por semana a territorio nacional, de esa forma evitan los controles fronterizos ingresando autos de manera ilegal.

Incluso el modus operandi ha cambiado y digitalizado, ya que los pedidos se los realiza de manera virtual, es decir a través de pedidos por WhatsApp y son comercializados, con un precio base de $us 3.500 a través de las redes sociales.

Urgente.bo conversó con una persona que se dedica a la venta de vehículos chutos y contó que su hijo, por semana, hace ingresar a Bolivia al menos 8 autos de distintos modelos para comercializarlos en la feria de Challapata, Oruro.

Ricardo, nombre ficticio, detalló que los vehículos ingresan por el salar de Uyuni de lunes a viernes para llegar a tiempo a la feria de autos chutos que se realiza cada domingo en el sector.

Para garantizar la compra y que el motorizado no "duerma" en los garajes del pueblo, menciona que realiza los pedidos a través de su teléfono móvil; el comprador pide el modelo que guste y el vehículo llega en un tiempo de máximo dos semanas.

Los contrabandistas de los 'chutos' hacen lo que quieren e inclusive se han apoderado de algunos municipios donde impera el negocio de la ilegalidad. A ello se suma la oferta de vehículos mediante redes sociales. Lo extraño de todo es que el negocio es conocido por autoridades, sin embargo, nadie hace nada para frenar la actividad ilícita que ingresa al país una decena de vías clandestinas.