Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 10 de diciembre de 2019
  • Actualizado 10:00

La OEA entregó al Gobierno el informe final de la auditoría que realizó al proceso electoral boliviano

La OEA entregó al Gobierno el informe final de la auditoría que realizó al proceso electoral boliviano
La presidenta del Estado, Jeanine Añez, informó hoy que la Organización de Estados Americanos (OEA) hizo entrega al Gobierno del Informe de Análisis de Integridad Electoral de las Elecciones Generales de Bolivia.

A través de su cuenta de Twitter, Añez aseguró que el informe "comprueba las razones por las cuales se tuvo que dejar sin efecto las elecciones del pasado 20 de octubre y convocar a nuevos comicios.

Según señaló, el informe fue entregado al embajador de Bolivia ante la OEA, Jaime Aparicio, en presencia del senador de Unidad Demócrata (UD), Óscar Ortiz.

"El contenido de dicho informe será difundido hoy mismo por el Secretario General de la OEA", complementó Añez.

La OEA dio a conocer su informe preliminar el pasado 10 de noviembre, en el mismos señaló que no puede validar los resultados de las pasadas elecciones y recomendó llamar a nuevos comicios con nuevas autoridades electorales.

Ese mismo día, cabe recordar, el expresidente Evo Morales renunció a la presidencia.

En el documento preliminar, la OEA, entre otras cosas, señala que "el equipo auditor no puede validar los resultados de la presente elección, por lo que se recomienda otro proceso electoral" en Bolivia.

"Cualquier futuro proceso deberá contar con nuevas autoridades electorales para poder llevar a cabo comicios confiables", señala.

En otro puntos, la OEA señala que, según su análisis y teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, "resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo. Sin embargo, resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta".

Asimismo, la OEA señala que encontró irregularidades en los cuatro elementos que revisó (tecnología, cadena de custodia, integridad de las actas y proyecciones estadísticas) en el proceso electoral boliviano. "Se encontraron irregularidades, que varían desde muy graves hasta indicativas", señaló.

En el componente informático se descubrieron fallas graves de seguridad en los sistemas tanto TREP como del cómputo final. Además, se descubrió una clara manipulación del sistema TREP que afectó tanto los resultados de dicho sistema, como los del cómputo final.

"La existencia de 1.575 actas TREP en el cómputo final, corresponde a un aproximado de 350 mil votos. El margen de victoria en primera vuelta es menor a 40 mil votos. Por lo tanto, una irregularidad de estas dimensiones es determinante para el resultado. Por estas razones el equipo auditor no puede validar una victoria en primera vuelta. Las manipulaciones al sistema informático son de tal magnitud que deben ser profundamente investigadas por parte del Estado boliviano para llegar al fondo y deslindar las responsabilidades de este caso grave", añade el informe.