Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:08

Naciones Unidas, Defensoría y gremio abogan por caricaturista Abecor

Tras haber publicado el 18 de octubre una caricatura en el diario paceño Página Siete que hacía referencia al procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, recibió amenazas virtuales.
El caricaturista Abecor. Erbol
El caricaturista Abecor. Erbol
Naciones Unidas, Defensoría y gremio abogan por caricaturista Abecor

La Misión en Bolivia de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) y la Defensoría del Pueblo abogaron por el caricaturista Abecor ante las amenazas que recibió. Demandaron garantías para que desempeñe su labor.

El organismo internacional afirmó, mediante Twitter, que “los discursos de odio no tienen sitio en una sociedad democrática y son un atentado a la libertad de prensa y expresión”.

“Los discursos de odio no tienen sitio en una sociedad democrática y son un atentado a la libertad de prensa y expresión. Las amenazas contra Abecor exigen respuestas claras que protejan la labor de periodistas y fomenten medios de comunicación libres, independientes y plurales (sic)”, afirmó.

Tras haber publicado el 18 de octubre una caricatura en el diario paceño Página Siete que hacía referencia al procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, recibió una serie de amenazas virtuales.

Desde la Defensoría del Pueblo también se emitió un pronunciamiento sobre la situación de Abecor y demandó a las autoridades indagar las amenazas que recibió.

“Exigimos a las autoridades del Estado que investiguen las amenazas en contra del caricaturista Abel Bellido, conocido como Abecor, y que le brinden garantías para ejercer su trabajo y garantizar su derecho a la libertad de expresión, consagrada en la CPE”, se lee en una publicación en Twitter de la institución defensorial.

La Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB) y la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP) emitieron un comunicado en el que rechazaron las amenazas contra el caricaturista y demandaron "plenas garantías".

Los gremios de la prensa denunciaron que se vulneró el derecho humano y constitucional a la libertad de expresión, protegido por la Constitución Política del Estado y, mediante el bloque de constitucionalidad, por la Convención Americana sobre Derechos Humanos, además de la Ley de Imprenta y el Código Nacional de Ética Periodística.