Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 10 de diciembre de 2019
  • Actualizado 08:57

JEANINE ÁÑEZ HIZO LOS PRIMEROS AJUSTES

Núñez reemplaza a Justiniano que tiene dos denuncias en su contra

El exministro de Obras Públicas ahora ocupa el ministerio de la Presidencia y goza de la entera confianza de la Mandataria. La autoridad saliente lamenta las “ingratitudes”.
Jerjes Justiniano fue reemplazado por Yerko Núñez. APG
Jerjes Justiniano fue reemplazado por Yerko Núñez. APG
Núñez reemplaza a Justiniano que tiene dos denuncias en su contra

La presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, hizo ayer los primeros ajustes a su Gabinete de ministros, del que salió el hasta ahora titular de la Presidencia, Jerjes Justiniano, al cumplirse tres semanas del Gobierno, según la agencia EFE.

En lugar de Justiniano, asumió el exsenador Yerko Núñez, que hasta ahora se desempeñó como ministro de Obras Públicas y a quien Áñez se refirió como un hombre de su "entera confianza". También resaltó su “amplia experiencia en la administración del Estado” y que demostró su capacidad en este corto tiempo de trabajo.

Justiniano fue cuestionado en los últimos días por una supuesta influencia judicial en el caso de una violación múltiple conocido como "La Manada" boliviana, al haber sido abogado defensor de uno de los involucrados en este suceso que se dio en diciembre de 2018. 

La fiscal Nancy Carrasco denunció injerencia y amenazas e interpuso un recurso de Acción de Libertad, por lo que fue removida de su cargo.

El lunes se sumó la denuncia del que era viceministro de Políticas Comunicacionales, Danilo Romano, que renunció al cargo por una supuesta "coacción" de Justiniano en su contra. Se trata de la primera dimisión en el gobierno de Áñez.

"Me negué a viabilizar 'Consultorías Internacionales Comunicacionales', así como el inhumano despido masivo de mi personal. Coaccionado con bajezas el Ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, solicitó mi renuncia a cinco días de mi posesión", detalló Romano en su cuenta de Twitter.

Al respecto Justiniano aseguró no conocer a quien lo denuncia.

"No lo conozco, no he conversado con él, no tengo ninguna pugna con él. Si él ha dicho eso es completamente falso".

También escribió en Twitter que "no existe una sola evidencia" de la supuesta manipulación judicial de la que le acusan.

"Me he dedicado tan solo a trabajar por mi país, creo que algo hicimos, como para ahora recibir solo ingratitudes. Mi lealtad es con el país, con la presidente y mi conciencia".

Una tercera razón de la caída del hombre fuerte del excívico cruceño Luis Fernando Camacho fue, según Urgentebo, que accedió a que los exministros Juan Ramón Quintana y Carlos Romero, puedan tener un salvoconducto y posterior asilo político en México. 

Destitución de ministro es una “medida de equilibrio”

La destitución de Jerjes Justiniano del ministerio de la Presidencia causó mucha sorpresa en la población, anoche.

Según la analista política, Verónica Rocha, el actual Gobierno se ve en la obligación de tener que hacer ciertos “equilibrios” para mantener satisfecha a gran parte de la opinión pública y una denuncia en contra de alguna autoridad es negativa.

“Parece ser que las acusaciones que se han hecho en torno a que posiblemente estuviera coaccionando a una fiscal que estudia un caso muy sensible en Santa Cruz, que involucra un tema que se ha vuelto muy nodal y muy sensible, para la población en general, como ha sido el de ‘La Manada’, una violación a una jovencita por varios muchachos, influyeron en la decisión”, dijo.

Calificó la determinación de la Presidenta como “difícil”, ya que se trata de “una de las fichas más importantes de su gabinete”, en medio de un escenario que ya se encuentra en proceso de electoralización, “con candidatos declarados, aunque sin sigla, como Camacho”.

Agregó que estas decisiones presidenciales se dan en la medida en que se trata de un Gobierno consciente de que no llegó al poder por el voto popular, sino mas bien en tiempos de suma crisis.