Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de junio de 2022
  • Actualizado 06:43

La directora de la AJAM fue esposa de Max Mendoza, se divorció el 2005

“Ha sido su esposa, pero hay un acta de divorcio del año 2005” informó una fuente oficial al portal Urgente.bo.

Dirigente universitario Max Mendoza y la directora ejecutiva de la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM), Carmen Nilza López Valenzuela. URGENTE.BO
Dirigente universitario Max Mendoza y la directora ejecutiva de la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM), Carmen Nilza López Valenzuela. URGENTE.BO
La directora de la AJAM fue esposa de Max Mendoza, se divorció el 2005

La directora ejecutiva de la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM), Carmen N. L. V., fue esposa del dirigente estudiantil de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Max Mendoza, por cinco años. El 2005 se divorció del ahora recluido en la cárcel de San Pedro de forma preventiva por cobrar sueldos sin ser profesional y usurpar funciones.

“Ha sido su esposa, pero hay un acta de divorcio del año 2005” informó una fuente oficial al portal Urgente.bo.

De acuerdo al documento que circuló en las redes sociales, la fecha de inscripción del matrimonio entre ambos tiene como fecha el 9 de noviembre del 2000, el libro es el 2/200 y el número de Partida es 104. “Ese documento es real, pero entiendo que se anuló”, complementó la fuente.

Este medio se comunicó con la Dirección de Comunicación de la institución e informó que López dará una conferencia de prensa en las próximas horas.

El 1 de junio, el ministro de Minería y Metalurgia, Ramiro Villavicencio, posesionó a la profesional como directora ejecutiva nacional de la AJAM, tras la salida de Brenda Lafuente.

“Es un cargo muy importante y complicado, la AJAM está pasando por una situación muy compleja, pero vamos a salir adelante con una gestión digna", dijo López en su posesión.

Su exesposo fue acusado por los delitos de usurpación de funciones y conducta antieconómica. En sus años como dirigente estudiantil y sin ser profesional ganaba Bs 21.000 por meses, en cuatro años recibió un millón y medio de bolivianos entre sueldos, viáticos, aguinaldos y dobles aguinaldos.