Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de junio de 2021
  • Actualizado 12:45

Ocho hermanitos combaten incendios munidos solo de botellas con agua

Los niños tarijeños trabajan a la par de los bomberos voluntarios por amor a la tierra que los vio nacer, según un fotoperiodista que fue testigo del coraje prematuro.
Uno de los hermanitos que lucha contra las llamas en Tarija. Urgente
Uno de los hermanitos que lucha contra las llamas en Tarija. Urgente
Ocho hermanitos combaten incendios munidos solo de botellas con agua

Ocho hermanos combaten los incendios forestales en las reserva natural del Aguarague, Tarija. Los niños trabajan a la par de los comunarios y bomberos voluntarios, a pesar de su corta edad y falta de equipos de protección, acarrean botellas de agua hasta las serranías para lograr mitigar los focos de calor.  

“Es increíble ver a niños ser más valientes que los grandes. Están trabajando desde el primer día que empezó el incendio junto con los primeros voluntarios. Es tan grande el amor que tienen por nuestro Aguaragüe, que sin descanso trabajan todos los días. Un orgullo chaqueño que merece un reconocimiento. Me saco el sombrero por ellos”, explicó el fotoperiodista Pablo Ponce.

Relató que los niños se encuentran luchando contra los incendios desde la primera jornada y su única herramienta son botellas con agua que trasladan desde las cisternas hasta las serranías. 

“Me asombró que corrían sin descanso, con sus botellas, para sofocar los incendios. Es increíble ver a los niños, cómo trabajaban sin ningún interés y por amor a su tierra".

A pesar de su corta edad, los niños trabajan a la par de los bomberos voluntarios. “Son personas de escasos recursos, ellos son ocho hermanos. Los más grandes están con sus padres en el cerro luchando contra los focos de incendios, los que salen en las fotos son los que acarrean el agua hasta los incendios”.

Ponce, asombrado, destacó la labor titánica con la que se desempeñan para proteger su hogar y el ecosistema.