Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 05:47

Motín policial acorrala a Evo y Gobierno clama por diálogo

Pando fue el último departamento en sumarse a la rebelión de los policías; la gente da su respaldo a los uniformados en todos los departamentos

Efectivos policiales marchan hacia la plaza Principal en Santa Cruz/APG
Efectivos policiales marchan hacia la plaza Principal en Santa Cruz/APG
Motín policial acorrala a Evo y Gobierno clama por diálogo

El motín policial que empezó en Cochabamba el viernes se extendió ayer a La Paz y Pando completando todos los departamentos. La rebelión de la fuerza del orden es un golpe fuerte para el presidente Evo Morales que, a través del ministro de Gobierno, Carlos Romero, pidió diálogo a los uniformados y accedió a varias de sus demandas.

Llamado

El Presidente llamó a los policías que depongan de sus movilizaciones y retomen con el control que manda la CPE.

Sin embargo, el pliego petitorio presentado por los policías quedó atrás porque la movilización se ha sumado a la protesta contra los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre. Incluso los miembros de la Policía advirtieron que solo negociarán sus demandas con “otro Gobierno”.

La población movilizada contra el Gobierno se volcó a los recintos policiales a apoyar a los sublevados. Incluso en algunos departamentos la gente se organizó para llevarles comida y otros insumos. Anunciaron que las vigilias afuera de las sedes de la Policía en todo el país continuarán.

En Cochabamba, el grupo Resistencia, el comité cívico popular y otros colectivos se mantienen afuera de las instalaciones de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) en la avenida Heroínas, Radio Patrullas, EPIs y otros. Llevaron donaciones de todo tipo.

La jornada de ayer comenzó con la noticia del amotinamiento de los policías en La Paz, específicamente en instalaciones del UTOP cerca de la plaza Murillo. Luego, tras varias horas de reuniones, los efectivos de Pando decidieron sumarse al motín y marchar al lado de la ciudadanía movilizada, con la bandera boliviana.

"Policía amigo el pueblo está contigo", repetía la población en respaldo a la decisión de los uniformados mientras izaban la tricolor y la bandera pandina, según TVU de Pando.

Varias unidades policiales de La Paz y Santa Cruz portando banderas bolivianas marcharon por las calles acompañados por grupos de ciudadanos. En Cochabamba se realizó un cabildo junto con los policías.

Tras el motín, los comandantes departamentales, Raúl Grandy (Cochabamba), ya el viernes, e Igor Echegaray (Santa Cruz), ayer, fueron destituidos de sus cargos, luego que fueron cuestionados por las bases policiales y la ciudadanía.

La Policía amotinada se sumó al pedido de renuncia del presidente Morales. "La Policía, con sus nueve departamentos en su integridad, dialogará y negociará cuando esté constituido un nuevo gobierno legal y legítimamente elegido por el pueblo boliviano", dice su pliego.

En medio del conflicto, el Ministerio de Gobierno aceptó otorgar tres beneficios siempre que la Policía Boliviana retome sus funciones y planteó una mesa del diálogo para tratar las demandas que exigen los uniformados.

El texto, que lleva la firma del ministro Carlos Romero, señala que el diálogo será abierto con el objeto de viabilizar los puntos que demandan los policías, entre ellos la abrogación de la Ley 101, la nivelación salarial y una jubilación al 100 por ciento.

“Hacemos un llamado a la institución a deponer acciones y coadyuvar una salida pacífica ante la coyuntura política y social del país”, señala el comunicado.

Demandas

Negociación

Los uniformados se amotinaron exigiendo la salida de Evo Morales del poder y anticiparon que solo negociarán sus demandas con un nuevo Gobierno.

Incremento salarial

Los policías exigieron también un incremento salarial del 10%, armamento de dotación individual, viviendas para cada uno de los policías, ambientes adecuados para cuando se encuentran en comisión de servicios.

Jubilación

Plantearon la jubilación con el 100%  de haberes; que se deje sin efecto la Ley 101 porque ha convertido a la Policía Boliviana en una comisaria; ejecución real del plan de profesionalización y exhortaron a la población a cuidar las instituciones estatales y de la propia Policía.

Alerta permanente

Los efectivos policiales se declararon en constante movilización y alerta permanente para salir en auxilio de la sociedad en cualquier momento. Para ello, se encuentran acuartelados.