Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 09:39

MNR aparece en escena y le pide a Camacho que no permita retorno del MAS

El Jefe Nacional de ese partido, Luis Eduardo Siles, le solicitó al excívico cruceño que no posibilite el regreso del "terrorismo".
MNR aparece en escena y le pide a Camacho que no permita retorno del MAS

El jefe nacional del MNR, Luis Eduardo Siles, le advirtió a Luis Fernando Camacho que si facilita el retorno del MAS al poder, puede venir un caso de "terrorismo 3" en Santa Cruz, abriéndose otra fase de persecución política, por el "ánimo de venganza de Evo Morales" y el ala menos tolerante que tiene el Movimiento al Socialismo (MAS).

El caso "terrorismo I" derivó en una masiva persecución y autoexilio de varios cívicos y políticos cruceños desde abril de 2008 hasta el año pasado, cuando tras la caída de Morales retornaron Branko Marinkovic y Guido Nayar, quienes vivieron fuera del país durante 10 años, mientras que el caso "terrorismo II" implicó a más gente de la empresa privada, acusadas de financiar el caso "terrorismo I".

Ambos casos fueron recientemente anulados por la Justicia porque el Gobierno transitorio decidió retirar la acusación que el anterior mandato mantenía sobre importantes líderes cívicos y empresarios cruceños de la oposición.

Siles considera que, como fuerzas democráticas, ya cometieron muchos errores a cargo de la presidenta Jeanine Añez, porque si ella no hubiera sido candidata, no habría renacido la expectativa del MAS para la restauración de su proyecto.

“El señor Camacho podía haber actuado con madurez, con un sentido común político y entender que puede candidatear la próxima vez a lo que sea, pero ahorita no”, manifestó.

Cree que, si Luis Arce gana en primera vuelta, se podría configurar un escenario de venganza del MAS. Advirtió que también sería afectada la gente que durante más de 10 años enfrentó al MAS y otra que entregó hasta la vida en el proceso de resistencia a Morales. Observa también que Camacho está cayendo en una trampa, donde está en riesgo su futuro político, del país y de todas las fuerzas democráticas.