Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 13 de diciembre de 2019
  • Actualizado 22:22

Ministro prepara plan para frenar a los “legisladores subversivos”

“Hay senadores y diputados, no todos, unos cuantos, que voy a empezar a publicar sus nombres, que están haciendo subversión. A partir del lunes, lo haré”.
El ministro de Gobierno, Arturo Murillo.
El ministro de Gobierno, Arturo Murillo.
Ministro prepara plan para frenar a los “legisladores subversivos”

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anunció un plan para frenar a los legisladores que hacen subversión en el país.

La autoridad dijo que se creará un aparato especial de la Fiscalía para este fin y hoy publicará una lista de quienes son los que se dedican a incitar a la violencia, entre otros delitos. Tras el fallido acuerdo de paz firmado en Yapacaní, Murillo lamentó que los bloqueos y movilizaciones continúen en algunas regiones afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), sin demandas concretas.

“Hay senadores y diputados, no todos, unos cuantos, que voy a empezar a publicar sus nombres, que están haciendo subversión. A partir del lunes, lo haré”.

Indicó que los mismos dirigentes le pasaron esas listas con nombres de quienes incitan en las movilizaciones porque están cansados de que los “mandos duros” los obliguen a salir a protestar, poniendo en riesgo sus vidas.

“Los van a empezar a detener con orden fiscal (a los legisladores subversivos), voy a armar un aparato especial de la fiscalía (para esta tarea), no podemos permitir que siga esto”, apuntó.

PAGOS Y PRESIONES

Una de las líderes indígenas comunitarias de Cochabamba, denunció que hay autoridades que pagan a los dirigentes para que lleven a la población a las movilizaciones.

“Ofrecen 200 y 300 bolivianos si traen gente para agredir y asesinar”, dijo y lamentó que los dirigentes usen a los originarios como “carne de cañón”. Pidió a los medios que se les dé a los indígenas la misma cobertura que éstos le dan a Morales.

“Hermanos no salgan, no manden a nuestros hermanos para que los usen como carne de cañón. Ellos (dirigentes) no dan la cara. Denunciemos todo esto a nivel internacional”.