Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 05:46

Mesa propone ley de emergencia para cambiar a vocales electorales

El expresidente y líder opositor Carlos Mesa sostiene el proyecto de ley de emergencia para la Asamblea.	APG
El expresidente y líder opositor Carlos Mesa sostiene el proyecto de ley de emergencia para la Asamblea. APG
Mesa propone ley de emergencia para cambiar a vocales electorales

El líder de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, propuso ayer una ley de emergencia para la destitución de todos los integrantes del Órgano Electoral, es decir los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) así como de los vocales de los Tribunales Electorales Departamentales (TED) y llevar adelante nuevas elecciones. El objetivo es encontrar una salida constitucional a la crisis que enfrenta el país. 

“No hay salida política a esta crisis sin un nuevo proceso electoral”, advirtió Mesa y por ello informó que le están enviando una carta a Álvaro García Linera en su calidad de presidente del Legislativo para que considere una ley de emergencia para la reorganización del Órgano Electoral.

En una extensa misiva, Mesa considera tres aspectos. El primero, para declarar vacantes todos los cargos de vocales titulares y suplentes del TSE y de los TED y su reemplazo, inmediato, por ciudadanos notables que garanticen la absoluta independencia e imparcialidad en la administración de los procesos electorales y la mejor capacidad y trayectoria profesional y personal de los mismos. El segundo punto es establecer las bases de un acuerdo estratégico entre el Estado y la sociedad civil organizada y movilizada, para garantizar la transparencia de estas designaciones, con obligación de todos los órganos del Estado, que tienen diferentes competencias y atribuciones en la designación de los nuevos vocales, de sujetarse a los mecanismos establecidos en esta ley. Finalmente, establecer un nuevo calendario electoral para llevar a cabo una nueva elección dentro de los plazos constitucionales para que en ningún caso se exceda o prolongue el vencimiento del actual periodo.