Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 16:04

Mesa llama a la movilización ciudadana para evitar un fraude en Bolivia

El recuento oficial al 27.14% a las actas escrutadas (11:15 hora local) de este lunes da a Mesa el 45.74% de votos y a Morales el 39.13%.
El expresidenten de Bolivia, Carlos Mesa.
El expresidenten de Bolivia, Carlos Mesa.
Mesa llama a la movilización ciudadana para evitar un fraude en Bolivia
El candidato opositor Carlos Mesa llamó este lunes a una movilización cívica para evitar un fraude en el recuento de votos de las elecciones en Bolivia, al denunciar que el órgano electoral obedece órdenes del presidente Evo Morales para evitar una segunda vuelta.


Mesa compareció ante los medios en La Paz rodeado de algunos seguidores para pedir a partidos políticos opositores y movimientos cívicos como el Comité Nacional de Defensa de la Democracia que apoyen una "movilización democrática" de su formación, la alianza Comunidad Ciudadana.


El expresidente boliviano, que gobernó el país entre 2003 y 2005, instó a manifestarse frente a la sede central en La Paz del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia y ante sus delegaciones en las otras ocho regiones bolivianas, para que este órgano sienta "la fuerza de la gente".


El candidato denunció que el tribunal electoral paralizó con cerca del 83 por ciento el recuento provisional tras la votación de este pasado domingo, pese a que se habría comprometido a ofrecer el cien por cien, cuando los datos apuntaban a una segunda vuelta entre su candidatura y la de Morales.


"Esta manipulación lo que está tratando es de bloquear completamente la segunda vuelta", advirtió.


"No lo vamos a permitir un nuevo 21F", dijo en referencia al referéndum del 21 de febrero de 2016 que le negó al presidente la posibilidad de presentarse a un cuarto mandato, aunque luego el Tribunal Constitucional de Bolivia avaló el derecho a una reelección indefinida.


El órgano electoral se basó en ese fallo para autorizar la candidatura del mandatario, pese al resultado del referéndum y a que la Constitución que el mismo Morales promulgó limita a dos los mandatos consecutivos.


Carlos Mesa acusó a este órgano de actuar "de manera arbitraria discrecional y obviamente por órdenes del Gobierno de Evo Morales".


"El Gobierno está intentado a través del tribunal electoral eliminar el camino a la segunda vuelta", denunció.


Mesa calificó de "ridículo" que el conteo oficial esté al 27.14% tantas horas después de haber cerrado las urnas, a las 16:00 hora local del domingo (20:00 GMT).


El recuento al 27.14% a las 11:15 hora local de este lunes (15:15 GMT) da a Mesa el 45.74% de votos y a Morales el 39.13.


El candidato calificó de "inaceptable" esta situación, al alertar de que cuanto más tarde el recuento, más posibilidades de manipulación, y confió en la intervención de organismos internacionales como la Organización de los Estados Americanos (OEA).


Al respecto, indicó que la Unión Europea financia parte del proceso electoral y debería pronunciarse igualmente.

Carlos Mesa agradeció los apoyos de otros opositores que anunciaron que le respaldarán en una segunda vuelta, pero apuntó que la prioridad ahora es evitar un fraude.


Por su parte, la misión de observación electoral de la OEA informó en Twitter de que mantiene a sus observadores y técnicos en los nueve tribunales electorales departamentales de Bolivia.

”Es crucial que este proceso se lleve a cabo con agilidad y transparencia", subrayó en un mensaje en la red social.


El ganador necesita al menos el 50 por ciento de los sufragios o el 40 con diez puntos de ventaja sobre el segundo, pero de no lograr estos porcentajes, los dos más votados van a segunda vuelta.


Evo Morales dijo anoche que confía en que el recuento final le dé el porcentaje suficiente para evitar una segunda vuelta y conservar la mayoría parlamentaria, ahora de dos tercios para el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS).


Morales lleva en el poder desde 2006 y siempre había ganado con mayoría en primera vuelta en tres elecciones consecutivas, por lo que de confirmarse una nueva cita con la urnas, sería la primera vez desde que la Constitución que promulgó en 2009 introdujo la posibilidad de una segunda.