Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de enero de 2020
  • Actualizado 01:33

LA CUENTA POR ATENCIÓN MÉDICA LLEGA A BS 98.000

A un mes de Huayllani, Julio Pinto sigue en terapia intensiva

El agricultor del Trópico de Cochabamba fue herido de bala en la cabeza el 15 de noviembre, en los enfrentamientos en la zona de Sacaba, en Cochabamba.
Julio Pinto Mamani está internado en la clínica Los Ángeles de Cochabamba. REDES SOCIALES
Julio Pinto Mamani está internado en la clínica Los Ángeles de Cochabamba. REDES SOCIALES
A un mes de Huayllani, Julio Pinto sigue en terapia intensiva

Julio Pinto no recuperó la conciencia desde el 15 de noviembre, cuando fue herido por una bala en la cabeza en los enfrentamientos en el puente Huayllani, en el municipio de Sacaba.

Es agricultor del Trópico de Cochabamba, el bastión político del ahora exgobernante Evo Morales, del Movimiento Al Socialismo.

Morales renunció a la Presidencia el 10 de noviembre agobiado por la presión cívica y ciudadana que exigía nuevas elecciones generales argumentando presunto fraude. Luego pidió asilo a México y en Bolivia se eligió un Gobierno transitorio conducido por la opositora Jeanine Añez (de Demócratas)

El país se había dividido en los defensores de Morales y los pedían que renuncie. Hubo varios enfrentamientos resultando 36 personas muertas y centenas de heridos.

Uno de los choques más fatales sucedió en el puente Huayllani a donde llegaron grupos afines al MAS intentando ingresar a la plaza 14 de Septiembre, pero una barrera policial y militar se los impidió.

Julio Pinto Mamani resultó herido. Recibió un disparo en la cabeza, cerca del ojo izquierdo. Fue trasladado al hospital Viedma como paciente NN y fue recién al día siguiente que su familia lo identificó.

El hermano menor de Julio Pinto Mamani, Félix cuenta que varias personas le contaron lo que sucedió esa tarde. “Tu hermano ha caído (fue herido)”, le dijeron. Pero no sabía a dónde le habían llevado.

Por la convulsión social y lo intransitable de las calles violentas, su sobrino recién lo reconoció al día siguiente, a las 9 de la mañana del 16 de noviembre.

“Mi hermano dice que estaba botado en el Viedma. No le han atendido y necesitaba operación. Viendo ese maltrato decidimos sacarlo y llevarlo a la clínica María de los Ángeles. Le han operado, pero nosotros somos familia humilde y hasta ahora la cuenta llegó a 97.907.70 bolivianos. Pedimos ayuda para que la gente nos ayude a pagar”. 

Julio Pinto permanece en terapia intensiva y los médicos informaron que su recuperación podría demorar tres meses más. Es padre de cinco menores y se dedica a la agricultura.

“Al que tiene plata atienden más rápido y al que no tiene, simplemente ni lo ven”. 

Félix, el hermano no quiere detallar el sindicato al que pertenece, porque dice que la persecución del Gobierno de Añez no ha terminado. “Nos sentimos perseguidos como pájaros. Nos tratan como si fuéramos terroristas o animales. Eso me molesta mucho”. 

Recordó una de las últimas intervenciones del ministro de Gobierno, Arturo Murillo, cuando dijo que si la Policía no entra al Trópico, no habrá elecciones”.  

¿Qué significa eso?. Para mí es bastante molesto y provoca dolor en el corazón. De una vez que terminen con nosotros. Nos odian porque somos pobres”.

Incluso dijo que la prensa tiene temor a decir la verdad. 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad