Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de mayo de 2024
  • Actualizado 12:49

En medio de incidentes, Amparo Carvajal anuncia que se quedará en la terraza de la APDHB

Pasado el mediodía y con la ayuda de una escalera, la activista logró burlar el resguardo policial e ingresar al edificio. Vanos fueron los intentos que hicieron los uniformados para evitarlo y, posteriormente, persuadirla para que descienda.

Amparo Carvajal, resguardada por mujeres policías./ ERBOL
Amparo Carvajal, resguardada por mujeres policías./ ERBOL
En medio de incidentes, Amparo Carvajal anuncia que se quedará en la terraza de la APDHB

En medio de incidentes entre activistas y la Policía, la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), Amparo Carvajal, anunció que no se moverá de la terraza de la sede, ubicada en Sopocachi de La Paz, hasta que se le restituya la propiedad del inmueble.

Pasado el mediodía y con la ayuda de una escalera, la activista logró burlar el resguardo policial e ingresar al edificio. Vanos fueron los intentos que hicieron los uniformados para evitarlo y, posteriormente, persuadirla para que descienda.

Un grupo de activistas apoyó la iniciativa de la mujer y le instó a que permanezca en el lugar. Ya en horas de la noche, el número de seguidores de Carvajal, al frente de la APDHB, se incrementó e intentó, sin éxito, instalar una escalera para que otras personas la acompañen.

Un numeroso grupo de uniformados también llegó para evitar que más personas intenten ingresar al inmueble en medio de empujones e incidentes.

“Yo ahora resistiré aquí hasta que me devuelvan, no solamente la sede, sino el edificio de la calle Oruro”, afirmó Carvajal quien asegura tener la legalidad y legitimidad para permanecer al frente de la APDHB.

Desde el 2 de junio, el inmueble fue “tomado” de forma sorpresiva por un grupo de activistas y pertenecientes al directorio presidido por Édgar Salazar quien también asegura tener la legalidad y legitimidad en la institución.

“Yo no voy a salir de aquí”, insistió la mujer.