Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 05 de diciembre de 2020
  • Actualizado 04:55

El MAS resucita tras la derrota de Evo y Arce marca su camino

El Presidente, según el conteo rápido, se plantea nuevos desafíos, en busca de superar los errores de los 14 años de Gobierno. Hay división por el retorno del exmandatario.
 
El presidente electo, según el conteo rápido, Luis Arce.
El presidente electo, según el conteo rápido, Luis Arce.
El MAS resucita tras la derrota de Evo y Arce marca su camino

Las Elecciones Generales del 18 de octubre fueron la expresión de que el masismo puede reemplazar al evismo que hace un año decidió mantener el poder, en su cuarto mandato, sin embargo por las denuncias de fraude tuvo que cerrar un ciclo, según coinciden algunos analistas.

La resurrección del Movimiento Al Socialismo (MAS), reflejada en las Elecciones Generales de este 18 de octubre, muestra un panorama diferente al de hace un año, cuando los bolivianos fueron a las urnas, un 20 de octubre, para elegir a sus futuros mandatarios.

Luis Arce está camino a emular los resultados obtenidos por Evo Morales en su primera elección si finalmente sale electo presidente de Bolivia con más del 50% de los votos y 23 puntos de diferencia sobre el segundo candidato más votado, como proyectan los resultados publicados hasta ahora.

El presidente electo, según el conteo rápido, marca un nuevo camino en el MAS, en el que llama a todos los bolivianos a la unidad y ya adelanta alguna de sus medidas, como la entrega del Bono Contra el Hambre de Bs 1.000 los primeros días de su gestión. Su acompañante de fórmula, el excanciller David Choquehuanca, resaltó la capacidad de superar los errores cometidos en los 14 años de gobierno.

A solo horas de conocer los resultados preliminares que dieron como ganador al MAS, surgieron diferencias al interior del partido con relación al retorno al país, desde Argentina, del expresidente y máximo líder del partido, Evo Morales. Hay quienes no ven prudente su regreso inmediato, mientras otros creen que es su derecho. Morales dijo que lo hará tarde o temprano, luego de que, durante un acto proselitista, prometió retornaría al día siguiente de que se declare al MAS ganador.

NUEVA ERA

Para el analista político Franklin Pareja, citado por Urgente.bo, éste puede ser el inicio de una era del masismo en reemplazo del evismo, porque este último es la representación de un líder autocrático que, según él, llevó al país a una crisis.

Explicó que la eventual victoria de Arce demuestra que existe un bloque popular masista con presencia a nivel nacional, pero ahora ya no tiene a la figura de un caudillo como Morales, sino de una persona que deviene de la academia, de la clase media, es un tecnócrata, no es un luchador social ni  un dirigente sindical.

“(Arce) puede ser el inicio de una era del masismo en reemplazo del evismo. Tiene otro tipo de impronta en su acompañante de fórmula, el señor David Choquehuanca. Es un genuino representante de la base social popular indígena aymara, lo que representa el MAS. No hay una impostura de por medio”, indicó.

Asimismo, el politólogo sostuvo que Arce ganó legítimamente y ahora debe hacer prevalecer su autoridad moral y relanzar el instrumento político y dar señales de que podrían ser una fuerza política dialogante, que establezca pactos y consensos para avanzar en unidad porque “definitivamente la crisis sistémica va requerir de muchos actores”.

ANÁLISIS

En el portal La H Parlante, se concluyó que el pueblo no quería la reelección de Evo Morales, pero le dio su apoyo al MAS, “eso es todo”.

“Apenas el MAS cambió de candidato, reconquistó el veredicto de 2005, sí, de 2005. Mesa tiene hoy casi el mismo porcentaje que el conseguido por Tuto aquel año de despegue del masismo como fuerza hegemónica. La rebelión pitita, que no fue ningún golpe de Estado, le hizo un enorme favor al MAS, al liberarlo de Evo y su tóxica presencia. Bolivia no ha entrado a un nuevo ciclo estatal, Bolivia vive la reforma interna del MAS, a la cabeza de David Choquehuanca, quien este año, por primera vez, recibió el voto de Felipe Quispe en el altiplano”, se puede leer.

Pedro Andrés Badrán León, a través de su cuenta de Facebook, dijo que la lección aprendida para la clase media nacional es que lo que le benefició al MAS fue el cambio de binomio.

“Que Morales y Linera no hayan sido los candidatos permitió que se diluyera el resultado del referendum del #21F, donde Bolivia le dijo NO a la reelección. Así que, una vez solucionado el problema del caudillo queriendo eternizarse en el poder, pues recuperaron apoyo”, señaló.

Continuó aseverando que la dilatación de las elecciones permitó que el partido se recomponga, se repliegue y recupere fuerzas logísticas y discursivas, a lo que se suma “la pésima gestión de Añez y Murillo”.

“Da la impresión que el actual gobierno quiso robar en 11 meses lo mismo que robó el MAS en 14 años. A eso le sumamos la brutal gestión (brutal por bruto) de Murillo, quien fue el mejor agente de campaña del MAS”, agregó.

HEGEMONÍA El resultado que predicen las encuestas es muy similar al de las elecciones de 2005, donde el MAS de Morales inició una hegemonía de casi 14 años que volverá probablemente a reanudar ahora con Arce, tras el paréntesis producido por la crisis política del año pasado, según EFE.

Las dos encuestas difundidas hasta ahora le dan a Arce más del 50 % de los votos válidos, pues la encuestadora Ciesmori proyecta un 52.4 % y el sondeo Tu Voto Cuenta apunta incluso al 53%. Son porcentajes muy similares al 53.7% que obtuvo Morales en su primera elección de 2005, cuando el MAS arrasó en primera vuelta como parece haberlo hecho ahora, quince años después.

Morales sacó 25 puntos porcentuales de ventaja al expresidente Jorge Tuto Quiroga (2001-2002). Ahora los sondeos prevén que Arce se impondrá sobre el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) con más de 23 puntos de diferencia.

Con más de la mitad de los votos, un candidato se convierte automáticamente en presidente electo de Bolivia en primera vuelta, algo que también se hubiese producido si obtenía el 40% de los votos con una diferencia de 10 puntos sobre el segundo, según establecen las normativas actuales.

Si el recuento oficial de votos corrobora las proyecciones, Arce obtendrá incluso un mayor porcentaje de votos de los que obtuvo Morales en la última elección de 2019, cuando hubo acusaciones de fraude electoral. En aquella polémica cita electoral, Morales fue elegido para un cuarto mandato consecutivo con un 47.08% de los votos, el porcentaje más bajo obtenido en las cuatro elecciones donde había resultado ganador. Con ese porcentaje, revalidaba igualmente su mandato gracias a que sacaba más de 10 puntos de ventaja a Mesa (36.51%).

Este dominio del socialismo boliviano alcanzó su cota máxima en las elecciones de 2009, cuando Evo Morales logró el 64.2% de los votos, con una diferencia de casi 38 puntos sobre Manfred Reyes (26.4%).

En 2014 apenas se resintió y Morales volvió a cosechar un triunfo absoluto al sacar en primera vuelta el 61.3% de los votos, con 37 puntos por encima de Samuel Doria Medina (24.2%).

El retorno y los procesos

La figura de Arce está íntimamente ligada a Morales, pues fue su ministro de Economía durante 12 de los casi 14 años consecutivos de mandato y se le considera el artífice del despegue económico de Bolivia en los últimos lustros.

En la bancada se dividen las posiciones respecto al retorno del líder indígena. Existen dudas sobre la prudencia de la decisión.

Para la presidenta del Senado, Eva Copa, no es el momento adecuado porque aún tiene “problemas que solucionar”. En la misma línea el vocero Sebastián Michel dijo que aún no hay garantías y tampoco el debido proceso.

El dirigente cocalero y candidato a senador por el MAS, Leonardo Loza, indicó que coordinarán su retorno para que cumpla su rol en la federación de cocaleros del Trópico de Cochabamba, de la que se mantiene como presidente. Morales, por su parte, vaticinó que los 30 procesos en su contra “se van a caer”.

Por otro lado, la canciller Karen Longaric dejó en manos del nuevo Gobierno definir la situación de las exautoridades que están asiladas en la Embajada de México desde fines de 2019, tras la crisis postelectoral.

“Determinará si respeta los mandamientos de apremio que se extendieron contra esas personas o los libera de responsabilidad”, afirmó.

Longaric se refirió a siete exautoridades del MAS, entre ellas Juan Ramón Quintana, Wilma Alanoca, Héctor Arce, Javier Zavaleta y Hugo Moldiz.

REACCIONES

·  El candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, reconoció el triunfo de su oponente y afirmó que su partido asumirá el liderazgo de la oposición.

· El candidato de la alianza Creemos, Luis Fernando Camacho, expresó que una vez se tengan los resultados finales, recién se asumirá una posición política.

·  El Partido de Acción Nacional Boliviano (PAN-Bol) , Frente Para la Victoria (FPV) y Acción Democrática Nacionalista (ADN), fuerzas políticas con mínimos resultados electorales según el conteo no oficial, esperan conocer el cómputo oficial para perfilar acciones rumbo a las elecciones subnacionales.

· El expresidente y excandidato Jorge Tuto Quiroga urgió a los otros partidos a coordinar el control del cómputo en la disputa por senadores. Dijo que está en juego cuatro senadores que determinará si el MAS acaba con 18 o hasta 22 curules de los 36 del Senado.

·  La Organización de las Naciones Unidas (ONU) alentó a los líderes políticos sociales a trabajar de forma conjunta con el mismo compromiso con la democracia, el respeto a los derechos humanos y la reconciliación nacional para enfrentar los retos políticos, sociales, económicos y de salud.

· EEUU y Reino Unido felicitaron a Luis Arce por ganar las elecciones y manifestaron su esperanza de trabajar con el nuevo gobierno electo en diversas áreas.

· Los presidentes de México, Cuba, Paraguay y Chile también hicieron conocer su felicitación. Los dos últimos mandatarios tuvieron contacto telefónico. Sebastián Piñera dijo que está seguro que se trabajará con voluntad para avanzar hacia una nueva etapa en “nuestra relación bilateral y fortalecer la integración regional”.

· El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, felicitó a Arce y Choquehuanca, y les deseó éxito en sus labores futuras con la seguridad que “desde la democracia sabrán forjar un futuro brillante para su país”.

·  El vicepresidente del gobierno de España, Pablo Iglesias, felicitó el triunfo y dijo que es una lección ciudadana al golpismo.

·   Al 33.1% del cómputo oficial del TSE, el MAS tenía el 40.3% de los votos; CC con 38.3%; Creemos con 19.4%; FPV con 1.5%; y PAN-Bol con 0.4%.

8A F1 VALEE INFO