Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 11:56

MAS refuta a la Iglesia; Mesa ve ‘invento’ de Evo y ratifica fraude

Exautoridades del oficialismo identifican dos ‘mentiras’ y omisiones. El líder de CC confirma su presencia hoy para prestar su declaración por el caso denominado golpe.

El expresidente y líder de CC, Carlos Mesa, da conocer su pronunciamiento. APG
El expresidente y líder de CC, Carlos Mesa, da conocer su pronunciamiento. APG
MAS refuta a la Iglesia; Mesa ve ‘invento’ de Evo y ratifica fraude

El informe de la Iglesia católica sobre el proceso de pacificación en Bolivia, en 2019, genera roces entre miembros del Movimiento Al Socialismo (MAS) y el expresidente y líder de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa.

La memoria que dio a conocer la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), y revela la participación de exautoridades en la búsqueda de frenar la violencia durante los conflictos postelectorales hasta llegar a la sucesión del mandato tras la renuncia de Evo Morales, fue refutada por miembros del partido oficialista mientras que desde la oposición se respaldan en el documento para ratificar su posición de que en Bolivia hubo fraude y que la versión de un golpe de Estado es un “invento”.

Desde el MAS, quienes fueron mencionados en el documento ven imprecisiones y falsedades. A su vez, el vicepresidente del MAS, Gerardo García, pidió, según Urgente.bo, que las exlegisladoras Adriana Salvatierra y Susana Rivero asistan al Ministerio Público para decir su verdad.

OBSERVACIONES

La exministra y exdirectora de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) Teresa Morales mencionó, citada por ABI, que uno de los primeros eventos importantes que es obviado en el documento elaborado por la jerarquía de la Iglesia, es el papel que jugó Jorge Tuto Quiroga en las reuniones que se efectuaron en instalaciones de la Universidad Católica, donde habló con el comandante de la Fuerza Aérea y ordenó el despegue del avión de Evo Morales.

Otra de las falsedades del documento eclesial, señalada por Morales, quien participó de las reuniones acompañando a la exsenadora Salvatierra, es que en ningún momento hubo un acuerdo o aceptación de que Jeanine Áñez fuera presidenta, porque no había la posibilidad constitucional.

Dijo también que es mentira que se le ofreció a Salvatierra y a la exdiputada Susana Rivero asumir la presidencia, como establece la Constitución y que ellas se negaron alegando que sus vidas corrían peligro.

“Nunca acepté la presidencia de Jeanine Áñez, de ninguna manera. Ella asumió en una sesión sin quórum y por tanto ilegal, impidiendo el ingreso de los parlamentarios y reprimiéndonos con violencia policial. Claramente la sucesión constitucional no era su interés”, escribió en la red Salvatierra.

En radio Éxito, según Oxígeno, negó que haya habido una reunión privada y que haya comprometido su presencia en la sesión para la sucesión de Áñez.

Rivero dijo, citada por ERBOL, aseguró que los representantes de la oposición y la Iglesia ya tenían definido que Áñez deba asumir la Presidencia.

“Jamás se me consultó nada, menos se habló de mí. Tratamos procedimientos. Jamás estuve en sus planes, aunque no renuncié”, aseguró.

El exministro de Comunicación, Manuel Canelas, citado como quien tomó contacto con la Iglesia para promover el diálogo, aclaró que fue un amigo, cercano a la institución, quien le expresó su preocupación y la necesidad de conversar.

“No llegó a darse ningún proceso de mediación formal. Y podría haber sido bueno, pero hablamos del 7 de noviembre cuando la voluntad de ruptura de varios estaba en marcha ya”, escribió.

PRONUNCIAMIENTO

Entre tanto, Mesa, que debe presentar hoy su declaración informativa en la Fiscalía en calidad de testigo por el caso denominado golpe, cuestionó el proceso, reiteró que en el país hubo fraude y alertó de un intento de destruirlo.

El expresidente debe declarar por el testimonio que dio la expresidenta, basándose en un libro, en el que lo señala como quien objetó que Salvatierra asuma la Presidencia. 

“Para abrir un proceso inventado por golpe de Estado, se debería declarar previamente la inconstitucionalidad de las normas y procesar como coautores del supuesto golpe de Estado a la presidenta del Senado Eva Copa, al presidente de Diputados Sergio Choque, a los otros cinco miembros de la directiva de la ALP y a todos los legisladores que aprobaron estas leyes”, sostuvo.

Se refirió a la ley 1266, que anuló las elecciones de 2019, tildadas de fraudulentas, y la 1270, aprobada también por el MAS, y que reconoce como constitucional el mandato de Áñez.

Señaló que es una “aberración jurídica” que se tome como evidencia esos dichos.

“¿Cómo puede un fiscal que tenga un mínimo de rubor en la cara, un mínimo de vergüenza, aceptar que quién está siendo interrogado lea un libro que puede decir cualquier? Estaré en la Fiscalía y diré lo que tenga que decir. Morales, el gobierno y el MAS, pretenden que agache la cabeza y dé explicaciones. No haré ni lo uno ni lo otro”, sostuvo.

Dijo también que el caso en el que se le involucra es una “patraña” y “vergonzosa tramoya mal hecha” a órdenes de Morales, a quien acusó de buscar destruirlo por una “enfermiza obsesión con el poder”, pero que volvería realizar sus actos cien veces ya que considera que fueron en defensa de la paz y la democracia.

Denunció que el expresidente se “inventó un golpe de Estado inexistente” para “blanquear el fraude”.

“Morales ha decidido, para completar su plan, destruirme y destruir a la principal fuerza de la oposición democrática en el país representada por Comunidad Ciudadana. Quien huyó de Bolivia después de renunciar a la presidencia, quien organizó un plan para interrumpir la línea de sucesión constitucional y generar caos y enfrentamientos civil entre compatriotas, quién instruyó a sus militantes que bloquearan y desabasteciera nuestras principales ciudades, habla hoy con total desvergüenza de golpe y de golpistas”, afirmó.

Respecto a las reuniones de 2019, Mesa señaló que la Memoria de la Iglesia dice la verdad de lo acontecido.

Apuntes

Pedido Iglesia

El presidente de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB), monseñor Ricardo Centellas, llamó a que no se descontextualice el informe que se presentó el martes con el objetivo de que se esclarezca la verdad sobre el proceso de diálogo y pacificación que hubo entonces. Dijo que se da una visión global de todo el proceso de pacificación que la iglesia acompañó y no se debe sacar frases del contexto general. 

Otra versión

El exsenador del MAS, Omar Aguilar, manifestó, según ERBOL, que en 2019 no había condiciones para que Adriana Salvatierra o Víctor Borda tomen el mandato del país, que se encontraba en medio de una convulsión.  

Pidió decir la verdad sobre la negociación para que Evo Morales salga del país a cambio de la asunción de Jeanine Áñez y la “usurpación de funciones” de Jorge Tuto Quiroga, quien habría dado la orden para que el expresidente pueda dejar la zona del Chapare, hasta donde llegó en medio de la crisis política.

Defensoría

La defensora del Pueblo, Nadia Cruz, afirmó que el documento “miente y humilla la dignidad y memoria” de los hombres que, dijo, según Oxígeno, fueron masacrados en Senkata (El Alto) y Sacaba (Cochabamba) durante el Gobierno de Jeanine Áñez.

A través de su cuenta de Twitter, en la que etiquetó al papa Francisco, escribió que la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) falta a la memoria de quienes perdieron la vida por quienes “poco hizo”.

Cruz anunció que, mediante una nota, hará conocer al papa Francisco estas observaciones defensoriales sobre el documento.

Reacción

El exmandatario Evo Morales, en su cuenta de Facebook, dijo que “jerarcas” de la Iglesia “justifican el golpe con sus comunicados políticos” y tratan de esquivar su culpa, pero “lo que hacen es confesar que fueron cómplices”.