Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 30 de noviembre de 2021
  • Actualizado 23:39

Más de 300.000 hectáreas de cultivos dañadas por las inundaciones en Bolivia

La superficie de cultivos dañados por estos fenómenos es de 327.180 hectáreas, la mayoría en la región oriental de Santa Cruz, motor económico de Bolivia.
Una imagen de la inundación en Quillacollo, el 9 de diciembre de 2020.  DICO SOLÍS
Una imagen de la inundación en Quillacollo, el 9 de diciembre de 2020. DICO SOLÍS
Más de 300.000 hectáreas de cultivos dañadas por las inundaciones en Bolivia

Más de 300.000 hectáreas de cultivos agrícolas quedaron dañadas en Bolivia por eventos climáticos consecuencia de las lluvias y granizadas registradas desde noviembre pasado.

Según un reporte reciente del Viceministerio de Defensa Civil, 95 municipios en los nueve departamentos han sido afectados en los últimos cuatro meses por eventos climáticos como riadas, granizadas desbordamiento de ríos, inundaciones y deslizamientos de tierra a causa de las lluvias.

La superficie de cultivos dañados por estos fenómenos es de 327.180 hectáreas, la mayoría en la región oriental de Santa Cruz, motor económico de Bolivia.

En la región amazónica de Beni, "alrededor de 3.300 cabezas de ganado fueron afectadas" por el desborde de ríos a causa de las lluvias, señaló por su parte el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Edwin Characayo, citado en un boletín de prensa difundido este miércoles por su despacho.

Las comunidades más afectadas se encuentran en los municipios benianos de Rurrenabaque, San Borja, Reyes, Santa Rosa y Loreto.

Según Characayo, la institución que conduce prevé entregar semillas a los productores y alimento para el ganado una vez que se efectúe un estudio detallado sobre los daños.

Ese ministerio cuenta con el equivalente a poco más de medio millón de dólares para actuar "de manera inmediata y poder paliar las afectaciones al sector agrícola y pecuario" afectado por las lluvias en regiones como Beni, indicó la autoridad.

Las lluvias también han dejado nueve fallecidos, un desaparecido, 20.961 familias damnificadas y otras 53.949 afectadas, además de 1.762 viviendas afectadas, con 25 municipios que han emitido declaratorias de desastre y emergencia, según el reporte de Defensa Civil.

FAMILIAS AFECTADAS

Esa institución atendió hasta el momento a unas 15.643 familias con 233,7 toneladas de ayuda que incluye carpas, alimentos, ropa impermeable y agua potable, entre otros.

Uno de los eventos más recientes fue una inundación en la ciudad amazónica de Cobija, capital de la región norteña de Pando que colinda con Brasil, donde se tuvo que evacuar a 107 familias que fueron trasladadas al municipio vecino de Puerto Rico, según un comunicado de prensa del Ministerio de Defensa.

Los pobladores también lamentaron las pérdidas de sembradíos de yuca, arroz, plátano y frutos silvestres, entre otros, además de algunos animales domésticos.

El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, anunció una reunión con las autoridades locales de Pando para coordinar la asistencia a otros municipios afectados por las inundaciones en esa región.